CICLOS
2018/03/20

El sol canta un nuevo augurio

quizá sea un poco la meta del fuego

el asteroide absoluto que levantará el enjuague bucal

y llenará poros de sabiduría

el taciturno molecular

o el silencio de naves que caen al mar

el remolino también es una esperanza

y los duendes danzan cuando la lluvia se deja rocear

en la dunas de arena

en donde la serpiente avanza

por un desierto que no deja de soñar que es mar

tenemos los pezones maltratados

o la invariable geoda que se contrae

y se colapsa en un viento que parece

comenzar a nacerse

en los ojos del abuelo escorpión

o de la llaga que parece sanar

el gorrión es testigo

de cómo el colibrí comienza a renacer.

LABERÍNTICO CUELLO 1.1
2018/03/17

Las raíces en el viento

anuncian soles y estrellas que colapsan

osadías de los dioses más primeros

se repta cuando no queda mucho sobre el mantel

un cuchillo que embadurna mantequilla en la lluvia

o las coplas que pronuncia un poeta de memoria

porque jamás supo escribir

la sed de desierto

o esta mente mía que me traiciona

que corre en silla de ruedas

que te piensa como si fueras un lugar común

una linda aldea

o un paraíso en el medio del caos

también te adivina las sonrisas

y tu dieta básica

cuando debes hacer yoga

para iniciar la vida

las rutinas

o la danza del rinoceronte que borra la llanura

no es el dolor que nos duele de siempre

sino la ausencia de tu sonrisa

o tu cara de enojo

cuando deba de serlo

¿Por qué al saberte humana me empeño

en creerte celeste, astro, estrella,

mañana sideral o noche plutónica?

Laberíntico cuello

mirada infinita.

LABERÍNTICO CUELLO 1.0
2018/03/11

Afuera el rumor de una noche casi abismal

escurren por tu quijada miles de luciérnagas

es invierno

el viento anuncia calamidades e infiernos

una vieja percusión retumba en lo más profundo de la selva

nada es real

las ilusiones se vierten sobre los cadáveres

o son estertores tus orgasmos

hay alas que se extienden por todo el cielo raso

somos nuestros propios fantasmas

nuestros propios terrores

hablamos las lenguas humanas como queriendo comunicarnos

pero el eclipse es molecular

los témpanos revientan

las arterias se inflaman

los fotones de una estrella moribunda

se pierden en el espacio profundo

ya no queda sonrisa que borrar

ni mate tibio que te dé sed

te quedas inerte

observas al colibrí aún tibio

todo es neblina o confusión

te sientas sobre tu celulitis

fingiendo que todo estará bien.

MR. ROMMANNEXIKUR (INTRO)
2018/03/06

Mr. Rommannexikur se quedó quieto en su habitación. Como si de pronto todo el dolor de las almas tristes se dolieran en él. Como si las lágrimas de un rinoceronte extinto se lloraran en él. Ya no había ansias y mucho menos lasagna que le diera hambre. Ni siquiera había náuseas. Era un dolor profundo de esos que paralizan. Tomó la pipa y exhaló luciérnagas. La noche estaba quieta y apenas podía moverse. Las promesas se hacen para no cumplirse. La destrucción puede ser el caos de un inicio, o simplemente una patada en los testículos. Le dolían sus muertos pero también le dolía la quijada. Los suicidas más hermosos del mundo corrían a lo largo de su pared cerebral. La lámpara de noche incrustaba fotones en sus pupilas dilatadas. También había lágrimas que aguardaban pero no se lloraban. La noche también es un espectro. La danza molecular seguía su curso. No estaba muerto. Pero su cerebro corría en silla de ruedas. La sirena de una ambulancia anunciaba a lo lejos alguna emergencia. Los libros estaban en el suelo. Estaba quieto. Si se movía, podía sentir cómo mil agujas se incrustaban en su cuerpo. Un calambre podía ser confundido claramente como un estertor. Todo es noche y todo es silencio. Jah siempre parece improbable, pero ya no importa.

TCFF-LI
2018/02/14

Suponer que el viento va a aliviar el estertor. Son los fotones los que se incrustan como lanzas, o el ladrido de un perro que rompe el silencio de la noche plutónica. Tenemos sed, hambre o sueño. Tenemos versos que jamás escribiremos, que jamás pronunciaremos. Es el dolor de nuestros amados muertos. Nuestro dolor que no termina. Que no nace. Que no funciona. Que se rompe en el abismo de los sueños. ¿Cómo describirle la música a un sordo, el color de una puesta de sol a un ciego? Es el misil que escondemos bajo la manga. El muerto que se niega a ser muerto. Es la noche que se fragmenta en pesadillas y recuerdos. También es la bala, que atraviesa el cráneo de un hombre que reza a su dios. Y después la calma. Lenguas que reptan terreno inguinal. Una nodriza amamantando futuros. Las venas del cuello se inflaman. Se cierran los ojos. Salen mariposas por la sonrisa, escarabajos durante la copula. Luego la humanidad manchada de líquido cefalorraquídeo. Los reyes caen, se abre la tercera celda, se escapan los gentiles. La bestia ha sido liberada, las profecías se cumplen una a una, en la noche en que los dioses primeros reclaman venganza. La princesa negra sale desnuda de sus aposentos. Hilvana abismos en la corona del padre. Se hierven los cerebros, escurren ideas. Después todo queda atrás. El dolor, la noche, todas las nanopartículas colapsan. Ya no hay veneno que dé muerte, ni vientres que den vida. Todo se calcina en el olvido, menos el recuerdo de los que han caído. La muerte no es eterna, regresaremos, y volveremos a gobernar la tierra de Enoc, con el cinismo que alguna vez nos convirtió en guerreros, en cazadores del rey mamut.

—Tratados de un Cerebro que Flota en Formol. Libro I.

LLORAR FOTONES
2017/09/06

Lloras porque ya no queda nada qué rescatar
como si cada molécula tuya se cogiera de un fotón
y salieran disparadas por la galaxia
o por el universo profundo
ya no hay cerveza que te dé sed
ni sopa que te dé hambre
ya no hay muerte iniciática que te haga renacer
las esperanzas son nulas
el torbellino de la noche inaudita y plutónica cubre tu vientre
los jadeos ya no son de placer
los aleluyas parecen ensordecer a tu dios
los rituales son lentos
mueren algunos dioses al amanecer
tus neuronas son cada vez más chiclosas
hay demonios que sonríen tu muerte prematura
y tus lágrimas escurren
casi dubitativas
por tu rostro cansado
para confundirse con el alba
cuando la noche se pierde tras el sol
y amanece la ignominia
y tu quijada tiembla.

ORIFICIOFARISTA
2017/08/08

Un cíclope mirando al horizonte
el eclipse reflejado en la calvicie de algunos
somos una lengua que lame las baldosas
creer en dios
en las matemáticas
o en las libélulas
hay fuego en tu mirada
y en tus muslos
me gusta tocar tus orificios
contar tus parpadeos
besar tus manos
cuando duermo me siento muerto
me detengo
el cíclope mira al eclipse
el horizonte se refleja en la alopecia de dios
hay muslos y ojos en tus fuegos
los fotones se derraman como
vino en la quijada
desnúdate
la noche nos abraza
me refugio en vos
me fugo
mi esqueleto repite tu nombre
mi cráneo es una bóveda
o una bomba de tiempo
no te vistas
aún faltan lunas
para que amanezca.

THIS IS THE END
2011/09/30

(…) Of our elaborate plans, the end
Of everything that stands the end
No safety or surprise, the end
I’ll never look into your eyes…..again

The Doors

Lloramos tantas veces tomados de la mano
miramos el futuro como un puñado de buena fortuna
parecíamos tan invensibles
tan insaciables
tan eternos
escribimos con jadeos nuestra historia
éramos animales en celo
fantasías recurrentes
amor epidérmico
levantamos murallas de arena para salvaguardarnos
no había otra cosa que nosotros
nuestro amor era viento y estrellas
dijiste: “Nunca voy a estar con otro hombre”
yo dije: “No imagino mi vida sin vos”
y nos abrazamos tan significativamente
podía ser Otoño o Verano
el tiempo era solo una limitante y no un lastre
se nos acababa la noche
y salíamos con nuestras ojeras a comprar víveres
éramos felices
irreverentes
sensuales
después llegaron los celos
los cambios de talla
las preocupaciones y el pasado
había noches que moría si no sabía nada de ti
éramos sigilosos y ágiles
inventábamos cualquier pretexto para acariciarnos
los ideales eran tan iguales
los sueños eran tan parecidos
pero pronto pasó esa magia
regresaron nuestras manías
el materialismo
el egoísmo
algún día lloraremos en silencio ante el recuerdo
la vida pasará
será lo mismo
sabremos que pudimos hacer mucho
seremos viejos y sabios
tendremos el recuerdo que nos formó
o el olvido
como suele suceder.


POEMA: YUCUMA 5
2011/08/25

Yucuma
el silencio es la pausa de los cuerpos
sabemos navegar por aguas tristes
y sin embargo
las lágrimas son la moneda del silencio
afuera siempre llueve
no hay paz ni siquiera un momento
la selva es un rumor que no termina
hay rinocerontes que tallan sus cuerpos
en barro y en postes
el fuego no perdona Yucuma
se escucha aún el estertor de cuerpos
los astros y los cometas confabulan
no hay apareo de estrellas con hoyos negros
siempre nos pareció absurdo el hombre
suicidándose a través de otros hombres
eso es le guerra Yucuma
no nos vamos sin pagar lo que debemos
¿Te has fijado como el hombre se prepara
y con un simple huracán todo se destruye?
No existe un hombre eterno
ni siquiera un momento
Yucuma
vivimos solo un instante
no sabemos más
el arte nos rescata de ser parásitos
o flores
pero ya suena el viejo djembé en el corazón de la selva
tienes a toda África atrapada en tus ojos
Yucuma
tu desnudez es patria bendita
¿Reconciliaste con la vida
al colibrí?


POEMA: YUCUMA 4
2011/07/02

Yucuma
la existencia es simple
nacemos y morimos
nos entierran bajo el polvo de los muertos primeros
y esa es la evolución y el legado
de una humanidad que se autodestruye todo el tiempo
yo en mi caso
Yucuma
nunca me canso de nacer
pero resulta que me sobran todos mis muertos
los acomodo en los cajones de la memoria
y cuando duermo y cuando estoy despierto
ellos caminan conmigo
como si no supieran que están muertos
y me lleno de pestañas la mirada
porque la gente nada entiende de fantasmas personales
porque eso asusta
y si río
o si lloro
ellos están ahí
acechándome todo el tiempo
estáticos
recordándome todas las cosas que no hice
Yucuma
nunca supe qué hacer con mis muertos
porque sucede que mis muertos no murieron para morir
es extraño Yucuma
pero mis muertos estén más vivos que nunca
que me consuelan cuando todo está mal
con un diálogo serio y silencioso
porque los muertos se ponen serios cuando mueren
y no sonríen
ni siquiera me hablan
y así no podemos saldar las cuentas del pasado
ni tomar un helado
ni bailar un tango en París o en Buenos Aires
a veces mis muertos
quieren conformarse con morder mi nuca
justo cuando estoy intentando hacerme amigo de la vida
Yucuma
a veces hago el amor para ver si así
se me olvidan mis muertos
o se me mueren de veras
pero ellos siempre regresan
Yucuma
para despedirme como Dios manda
de cada uno de ellos
para asegurarles
que nunca dejaré de hacer las cosas que les prometí
porque ellos un día dejaron de sonreír
y se pusieron serios y murieron
eso lo sé
porque a veces se me quedan mirando
con los ojos llenos de vida
y yo me lleno de peces la boca
nunca supe qué hacer con ellos
Yucuma
cuida con tu vida al colibrí.


%d bloggers like this: