Archive for the ‘Simona’ Category

20 COSAS QUE AMO
2017/01/04

Me ha pasado que llego a casa por la noche, me detengo un momento y cuestiono qué es lo que amo hacer en esta vida. Hay muchas cosas, sin duda. Pero hay cosas que marcan mi vida en todo momento. 
 Lo que más amo al llegar a casa sin duda, es la fiesta que hace Simona cuando me escucha entrar y los maullidos de Félix.

Hay cosas simples. Y algunas no tanto. Pero intentaré hacer un listado con las cosas que amo.  

1. Sentarme con Simona en el sillón. 

 2. Sentar a Félix ronroneando en mis piernas. 

 3. Escuchar las olas romper en la playa por la noche. 

 4. Un atardecer frente al océano. 

 5. Hacer el amor. 

 6. Cebar un buen mate. 

 7. El vapeo. 

 8. Manejar cuando no hay tráfico. 

 9. Crossfit. 

10. La pizza. 

11. Mirar una serie. 

12. Ir al cine y comer palomitas. 

13. El asado y el salmón. 

14. Los documentales de leones. 

15. Hablar con papá por teléfono y que me diga que me quiere. 

16. Crear (pintar, escribir, caligrafía, proyectar, hacer renders, diseñar joyería, fotografía) 

17. Osteopatía. 

18. Los alfajores. 

19. Mis hermanos. 

20. Jacob.

VIERNES FOTOGRÁFICO: SIMONA Y YO
2015/02/06

Desde que amanece, escucho los maullidos de Félix, y las pisadas de Simona alrededor mío. Quieren que me levante y les dé el desayuno. Ya subiré un video de como Simona come con cuchara. Por el momento este es un Viernes Fotográfico más, como ya es tradición en este blog.

El despertar con mis amigos y compañeros de vida (Félix, Simona y Kiki), es posible que sea lo más parecido a la armonía y a la felicidad. Siempre están ahí, llenos de emoción por verme. Puedo pasar horas con Simona, jugando, sentados en el sillón. Ella es inocente a todo. Poco sabe de lo que el mundo es. Camina sin inmutarse cuando damos paseos. Debo cargarla para cruzar la avenida, porque ella no sabe que un auto la puede arrollar. Veo su inocencia en sus ojos infinitos, y esto me estimula siempre para intentar ser un mejor humano. Es mi perrita amada.

Ya es viernes, estiren las piernas y que comience el fin de semana, que los lunes siempre tienen algo de siniestro. Salud.

MIÉRCOLES DE SIMONA
2015/01/29

Miércoles de Simona. Bueno no. Ya sé que no es una idea extraordinaria hacer una sección para Simona. Perdería a los lectores que me quedan. Y además está el tema de que a Simona no le gusta ser fotografiada. Se parece a mí en eso, y en el gusto obsesivo por la pizza. Por alguna extraña razón cuando Simona ve la cámara o el teléfono dirigido a ella, se da vuelta y huye. Muy pocas veces he logrado alguna fotografía buena de ella.

Hoy le tocó baño. La chica de la estética canina me dijo que era hermosa mi perrita. Le comenté que ya he visto sus cambios hormonales, debido a su operación y su edad. Ya tiene 9 años Simona. Y le he encontrado algunas canas. Me dijo que mi perrita es “tragaños”. Que luce muy bien y que ella hubiera jurado que andaba sobre los 4 años. Me sentí como una señora vientruda orgullosa de su hijo en el kínder porque la maestra le puso una estrella en la frente. O porque hizo “los palitos derechitos”*.

Estoy feliz que Simona esté sana. Soy un padre orgulloso y afortunado.


Mientras escribo, Simona muerde su hueso de carnaza, y de vez en cuando me mira, mientras la noche nos absorbe a todos, lentamente.

*Xavier López “Chabelo”

SIMONA Y EL 2015
2015/01/02

¿Que si amo a Simona? La amo. Es mi compañera desde hace 9 años y aún recuerdo cuando nació, yo la recibí. Hoy hicimos la primera caminata del 2015. No sé qué piense ella de mi, pero sé que me ama, a su manera, y me lo demuestra en cada paso. Extraño a mi mamá, y Simona se me sube y me lame la cara cuando me ve pensativo. Félix mi gato, igual de celoso y demandante. Kiki mi tarántula, recibió el año en su madriguera. Seguimos siendo cuatro en casa. Y caminando juntos, seguimos los pasos que dejaron los de adelante, los abuelos primeros… Que este año sea de puta madre.

LOS VETERINARIOS DE MIERDA
2014/05/12

Muchas cosas han pasado estas últimas semanas. Un cambio radical además de los ya sabidos. Vamos, que de cualquier forma las cosas terminan y los cambios deben de hacerse aunque nos duelan los testículos. Nunca fui lo suficientemente bueno para tomar decisiones acertadas en mi vida. Pero sin duda he sabido defender mi mundo a garra y espada. He viajado, como decía el poeta, con un ladrillo bajo el brazo para mostrar al mundo cómo es mi casa. La primera vez que me salí de casa soñaba con ser libre. Mirar de frente al horizonte y aventurarme a conocer lugares insólitos. Tenía miedo, claro, ante lo desconocido. Me he encontrado a gente maravillosa en este andar, y gente de mierda. No encuentro alguna otra forma de clasificar a la gente. Aunque debieran existir subgrupos de la gente de mierda. La gente de mierda cobarde, que te da por la espalda, pero esconden la mano, y la gente de mierda que de frente ataca. De ésta última hay muy pocas personas. Podría respetar dignamente a un enemigo por el simple hecho de atacar de frente. Pero tampoco tengo enemigos. La gente de mierda a la que me refiero, es a esa gentecilla que existe como parásito en la sociedad. Sin talentos, sin ideas propias, esas fuerzas brutas que mueven los audaces. ¿Por qué digo todo esto, queridos amigos, fans y lectores? Bueno, entremos en materia…

Hace unas semanas había detectado que Simona, mi amada cocker spaniel, tenía una infección en sus orejas. Es una infección común en esta raza. Y esto se debe a que se acumula cierta humedad bajos sus enormes orejas. Así que fui a la Veterinaria Valle Dorado, sobre boulevard Valle Dorado, y el veterinario me dijo que necesitaba un tratamiento, le limpió las orejas a Simona con un algodón. Me dijo que no tenía el medicamento, que debía comprarlo en alguna otra parte y llevarle a Simona al día siguiente. Me dijo que le debía quinientos pesos. Vamos, quinientos pesos se pagan. Pero ¿Quinientos pesos por limpiar con un algodón las orejas de Simona en menos de un minuto? Seamos sensatos. Además que el grandísimo cabrón trata a las mascotas como si fueran objetos, me dice que le debo QUINIENTOS PESOS más DOSCIENTOS PESOS (alrededor de $60USD) del baño de Simona. Le pregunté si al día siguiente también me cobraría esa misma cantidad, y me dijo que no, que solo me cobraría trescientos cincuenta pesos ($20USD). Bueno, se me subió la sangre a la cabeza y pensé todas las posibilidades. Desde castrarlo, romperle la nariz, quemarle su veterinaria o pagarle. Decidí por la última: le pagué. Me salí con Simona y fui a recoger mi auto el autolavado, que está a dos calles. Y cuando pasé, vi al veterinario salir de La Barbacoa El Mexiquense, que está a un lado de su veterinaria, con una sonrisa de satisfacción. El grandísimo hijo de puta se fue a desayunar barbacoa con el dinero, producto de sus ganancias, por haber pasado algodón en las orejas de Simona. Decidí no atropellarlo.

Vamos, que a nivel profesional siempre he sido muy respetuoso, porque lo que hay atrás de un simple acto profesional, involucra horas de estudio, experiencia, etcétera. Pero no se necesita un título profesional para decirme lo que yo ya sabía sin tener una puta idea de la medicina veterinaria: Simona tiene una infección en las orejas. Vamos, que cualquier idiota podía percatarse de eso, yo mismo lo hice, y por esa razón la llevé a consulta. Cambié de veterinaria.

Sobre el Blvd. De los Continentes hay una clínica pequeñita, llamada Chuchos y Mininos. Honestamente el nombre me dio cierta ternura. Y ahí estoy, con un médico veterinario zootecnista llamado Cuauhtémoc Rocha. Un tipo al que voy a definir con una sola palabra: Amoroso. Un profesional sin duda, además de que ama su profesión. Su diagnóstico fue, que además de la infección en las orejas, Simona presentaba un cuadro de Hipertiroidismo, por la falta de brillo en su pelo, y alguna otra sintomatología. Me dijo que él confiaba mucho en un médico muy experimentado, llamado Francisco Álvarez Cámara. Así que tuve que llevar a Simona a la calle de Copérnico, en la Col. Anzures. Además de que el doctor me cobró 1,500 pesos ($120USD) por la consulta, detectó un tumor y una infección en el útero de Simona. Se operó de emergencia y estuvo hospitalizada 3 días. Debo decir lo siguiente: Cuauhtémoc Rocha y Francisco Álvarez, tratan con un amor especial, real y no fingido, a las mascotas. Hay humanismo y profesionalismo. Y pagas lo que tengas que pagar. Aunque sean 1’500USD por la operación.

¿Y a qué viene todo esto? Bueno, a que la gente de mierda siempre aparece cuando menos los necesitas, pero que también aparece la gente honesta. Y esto equilibra un poco a la sociedad.

Ahora estoy de enfermero en casa cuidando a Simona. Lo cómico de esto, es que Félix, mi gatito, imita a Simona, y se echa como si estuviera convaleciente. No sé cómo sentirme al respecto. Respeto la decisión de Félix y la solidaridad para con Simona. Debo llevarles la comida al sillón a ambos. Y ahí están, esperando que yo corte el jamón y las salchichas en pedacitos, y se los dé en el hocico, mientras miran el televisor. ¿Habíais imaginado a alguna mascota que mira el televisor?

20140512-172435.jpg

SIMONA Y FÉLIX
2014/05/08

Pasan las horas en la casa
Simona se pasea sin inmutarse
solo sigue mis rastros
como si no existiera otro héroe
como si de pronto la vida fuera solo eso
estirar las piernas
andar
bajar las escaleras
Félix tiene nubes en sus pisadas
explora el jardín
sube
olfatea mis ropas
Simona y Félix
se sientan a mi lado
suspiran
duermen
sueñan.

Simona y Félix.jpg

BOUN GIORNO SIMONA
2014/02/20

Desde hace casi 9 años, Simona ha estado conmigo día con día. Dejó de dormir en mi cama hace 3 años, porque tuve que desechar varios colchones por su culpa. Pero siempre ha estado ahí. Su cama está justo afuera de mi habitación. Generalmente duerme con Félix, mi gato. El asiento de copiloto de mi auto es su lugar. Y a cualquier parte que voy ella ha estado conmigo. Se ha convertido en alguien sumamente importante en mi vida. Es, sin duda, mi sonrisa.

¿Pero qué sucede cuando estoy por salir de casa para irme a la oficina? Simona sabe de todos mis movimientos. Sabe la mochila que tomo si me voy a la escuela, a la oficina, o a entrenar. Sabe los horarios, cuando me despierto, cuando me ducho, cuando preparo el desayuno. Y sus ojos expresivos dan cuenta de ello. Siempre. Así que, yo debo despedirme de beso y decirle alguna palabra de afecto y cariño. Si por alguna razón no lo hago, ella se pone triste. Y no estoy exagerando. Cuando me he ido sin decir chau, Simona no me recibe cuando llego a casa. Además puede hacerse pipí dentro de casa, o sacar el papel higiénico del baño y destrozarlo.

Así que esta mañana, me detuve un momento, y observé que Simona se sube al sillón para mirarme atenta mientras corro por algo que se me olvida, y corriendo histérico me aseguro de dejar la heladera cerrada, apagar las luces, revisar que Kiki tenga agua en su terrario, que el teléfono, que los papeles o la presentación que debo llevar a la oficina, que mis vapeadores, que el radio… Simona me mira, sabiendo que estoy histérico, viendo en el mapa el tráfico y putendo porque voy a llegar tarde, que mis snacks, que una bebida para el camino… Simona me mira y me mira. Entonces es cuando me doy cuenta que debo dejar todo por un lado, la laptop, el iPad, los telefóno, mi mochila… debo hincarme, acercar mi cara a su cara y decir:

“Simona, cariño, debo irme al trabajo, te amo” y darle un beso en su frente.

PD. ¡Adiós Félix! ¡Adiós Kiki! Hola tráfico de mierda.

True Story.

View on Path

SAN VALENTÍN.
2014/02/15

Hace un año mamá estaba entrando al Quirófano. Yo había corrido la Spartan Race y tuve un sueño terrible. Hace un año también era San Valentín. Mi mundo parecía otro. Siempre voy a amar a mamá por sobre todas las cosas. Siempre. Kiki lleva dos días en su madriguera. Ha tapado, a su modo, la entrada. No puedo abrir el terrario, no puedo verla. Quizá ya está en su proceso. No puedo ver nada.

El amor real siempre es real. Viene en diferentes presentaciones, pero siempre es real. Es real cuando es real. Muy poca gente estuvo conmigo cuando perdí a mamá. Y esa gente siempre va a estar conmigo de una u otra forma. Un par de amigos me llaman cada semana para ver cómo voy. No importan las largas distancias. No importa eso cuando la gente en verdad te aprecia. Y estos días me han sucedido algunos milagros. Y sé que es mamá. Lo sé. Y aún cuando no tenga base científica, lo sé. Mamá es mi amor real. Siempre lo será, hasta que llegue mi hora de alcanzarla.

Mi San Valentín es mamá. Es Kiki cambiando de piel, es Félix ronroneando a mi lado, es Simona, es mi hermano en el teléfono, o mi mejor amigo llamando. También es la chica a la que no pude invitar a salir. Porque no quiero hacerla sufrir, y yo estoy sufriendo y con cambios de estado de ánimo y preferí no invitarla a salir para que no se enamore y después llore por mi.

Ojalá Kiki no muera, porque a mamá no le gustan las arañas. Y ojalá yo no me enamore, porque he perdido la capacidad de llorar.

Mamá: No sé qué hacer.

View on Path

BUENOS DÍAS SIMONA
2014/01/28

Siempre me da los buenos días Simona. Mi compañera desde hace 8 años.

View on Path

VIERNES FOTOGRÁFICO: THE KISS
2011/02/11

Sin duda, una de las mejores cosas que me han sucedido en la vida son mis mascotas. Félix es un gato alegre y se ganó un lugar en mi corazón. Simona es mi compañera desde hace cinco años. Soy su mundo. Me alegran,  Simona me cuida a su manera, y Félix atrapa lagartijas en el jardín y me las pone a mis pies para que me alimente. Cosa que no haré. Pero ese gesto es, para los que conocen de animales, una ofrenda que él me trae. Y eso es enorme.  Simona ha lamido mis lágrimas de mi rostro, ha llorado cuando yo estoy enfermo. Ladra, brinca y mueve su cola… y me hace una fiesta increíble cuando llego a casa. Eso me hace feliz. Me entiendo mejor con ellos que con mis mujeres. Vamos, que no han sido muchas, pero sí las suficientes como para darme cuenta que no han valido la pena, no lo suficiente. Quizá el amor de mi vida se ahorcó con su cordón umbilical al nacer y es por eso que no la encuentro. O de plano la mamá la abortó. No importa. Seguiré saliendo con mujeres hermosas como parte fundamental de mi terapia para superar esa tragedia.

¿Se dan cuenta como divago? El tema es que por fin es viernes. Viernes Fotográfico. Y esta vez toca a esta instantánea, en donde mis dos mascotitas se miran con amor.

Sean buenos, forenses.

 


%d bloggers like this: