Archive for the ‘Reflexión’ Category

PACTO DE ROERICH
2018/03/25

Queridos, este domingo no quise hacer el ya clásico y mundialmente aclamado Domingo de Cómics, sino que quise ilustrarlos un poco con un símbolo de tríada con la ya conocida Bandera de la Pax. Claro que podríamos hablar de una trinidad o de los tres puntos masónicos, la tríada pitagórica, etcétera. Pero no quiero profundizar del todo en el estudio de un símbolo con tintes esoteristas. Sino que en este mundo profano al que la mayoría de los mortales pertenecen, les hablaré del Pacto Roerich:

Alejandro Masetti

Fue en 1929 que el ilustre artista y humanista ruso Nicolás Roerich propuso a la Liga de las Naciones – precursora de la ONU – el Pacto Roerich de la Paz y la Cultura, sobre la protección de las instituciones artísticas, científicas e históricas del mundo.

El mismo se firmó el 15 de Abril de 1935 y en esa oportunidad, bajo el precepto de que no hay cultura sin paz ni paz sin cultura, se internacionalizó también esta Bandera de la Paz, signo distintivo para identificar los objetos que se encontraban en necesidad de protección.

Contrastando con un fondo de blanco color, usualmente asociado a la paz y sintetizando la completa diversidad de la escala cromática, la misma contiene un anillo que alude a la infinidad del tiempo, y tres círculos iguales inscritos en su interior – que refieren al concepto de la trinidad sagrada presente en todas las religiones -, todo en color rojo profundo, como la sangre cuya tonalidad es la misma en cada ser humano, sin importar su raza, género ni orientación de cualquier tipo.

M2ATK

Por eso este símbolo no lesiona intereses de ninguna clase, ni representa ninguna ideología, política, credo o religión, sino simplemente la unidad en la diversidad, con el fin de sentar las bases para una cultura sustentable, una cultura de paz, respeto y aprecio por las diferencias.

Sus esferas representan a la Ciencia, el Arte y la Espiritualidad, y están unidas en forma de triángulo equilátero, con el vértice hacia arriba.

Pero no es una insignia moderna, sino que como se ha podido comprobar, ya aparecía en pinturas rupestres de Mongolia, con más de 9.000 años de antiguedad, que aún se conservan intactas.

En la India es conocido como Chintamani, o ‘felicidad’, pues allí consideran que es sólo cuando se logra la paz interior que se puede ser verdaderamente feliz.

Para la cultura Maya significa Hincan-Inkaten-Uchagen: Quiero, puedo y hago.

En el Budismo es la representación del Padre, junto a la Madre y el Hijo.

A su vez el Dalai Lama lo ha incluido varias veces en la iniciación del Kalachakra.

En la tradición Católica se suele colocar a los pies de la imagen de la Santa Virgen.

Y del mismo modo en muchas otras culturas, que siempre le han otorgado un sentido tan profundo como antiguo, lo que en realidad no es tan raro teniendo en cuenta que, como lo explica la medicina tradicional China, es en la tríada de esos círculos que se encuentra el campo electromagnético o aura del hombre, y conforme su ser comienza a evolucionar espiritualmente, logrando elevar su frecuencia vibratoria, estas se unen en la ‘corona’ de su cabeza – por encima de lo que ellos llaman ‘meridiano número 24’ – y así se establece una conformación energética idéntica a la que la bandera representa.

De esta forma, al ir tomando conciencia y armonizando sus pensamientos, palabras y acciones, el ser humano se integra con la frecuencia dentro del círculo, la que a su vez está en resonancia con aquellos seres que son los capacitados para contribuir con sus acciones a la paz del planeta, fomentando así el equilibrio universal.

A estas alturas es cuando ustedes comenzarán a preguntarse el por qué de este post tan académico. La respuesta a tan atinada pregunta es la siguiente: Me he tatuado este símbolo.

Sigan disfrutando de mis posts que tan religiosamente les preparo día con día, con la finalidad de hacerlos felices.

Sean buenos, forenses.

Bonus track.

Les dejo la carta número tres de los arcanos mayores; y no necesitan ser tarotistas para interpretar el significado de este símbolo. Basta con googlear su significado e interpretación. Diviértanse.

M2ATK

COLECCIÓN 2018
2018/02/21

Ha pasado casi el primer bimestre del 2018 y ha sido muy fuerte y vertiginoso. Muchos cambios en mi vida y en mi trabajo. Viajes relámpago que he venido haciendo en los últimos días y tal. Desde la muerte del papá de Pequebú, deshacer la sociedad que traía con un flaco desde hace 4 años aproximadamente, decirle chau a mi asistente, hasta una cirugía en la ATM, una extracción de muela del juicio, dos endodoncias, erradicación casi total del cáncer, un asalto, un robo en mi casa, y un par de sismos; han marcado este inicio, de forma truculenta. Y claro, no es que vengo al blog a escribir un post con la intención de llevarlos a la depresión. No. Sino que sentado frente a un viñedo en La Toscana, después de embriagarme en la cuna del arte en Florentina; he decidido dar banderazo y comenzar la colección 2018, con piezas africanas, plata 725, 925, rodonitas, jades, turquesas, marroquíes, diferentes tipos de engarces, monturas de aretes, piedras, filigranas, oro de 14k y 21k, etc. La paz siempre llega en algún momento. La vertiginosidad de los eventos, sucediéndose uno a uno, siempre confunden a mi cerebro, que muchas veces corre en silla de ruedas.

En esta colección intentaré fusionar técnicas y culturas de pueblos latinos: Italia, México, Argentina, Uruguay. Diseños que traigan algo de los lugares que he pisado, o que han dejado huella profunda en mi memoria.

Los caminos siempre marcan una ruta, un destino. Pero para la parte creativa me gusta soñar sin límites, andarme por brechas, atajos, atardeceres, vino, cerveza, vapeo, orgasmos. Finalmente el arte es una radiografía del alma. Tormentos y sueños, ideas, sangre, vida, amor. Desconozco el número de piezas que tendrá esta colección, solo que el vino y la birra, me hacen idear y divagar por esos campos metafísicos interminables, en donde la razón y la imaginación se hacen el amor y todo comienza a tomar forma.

Finalmente Hiram no murió para morir. Y la vida, de alguna manera, siempre vence a la muerte y viceversa. Primer scouting hacia La Antártica. Un proyecto para National Geographic. Primer conferencia para el tratamiento de Esclerodermias y sus variantes de Esclerósis, Fenómeno Raynaud. Y la publicación de un libro respecto a la Osteopatía, Neurorehabilitación, ECV, FR. ¿Tendré el tiempo suficiente para lograrlo? También me he tatuado, ¡dos nuevos tatuajes en mi epidermis!

Pero lo que siempre he sido termina persiguiéndome; quiero retomar la pintura. Anoche observaba uno de los cuadros de mamá. Me pierdo en sus perspectivas, sus paisajes nostálgicos y hasta melancólicos. Christian me ha enviado un telefoto 300x para mi cámara Nikon. He vuelto a las andadas con la fotografía. Mis 3 únicos libros que he recibido de la Antártida, gracias a Javi, Pocho y Lucrecia. Abracé a mi padre, a mi hermano, le dije te amo a mi hermana, he pensado tanto en mamá, y ahora sé, después de todo, que ella me cuida. No tengo una explicación coherente de esto, pero desde levantarme de la enfermedad, quitarme del camino a gente tóxica, salvarme de sufrir daño en los asaltos, hasta conservar mi círculo cerrado íntimo de amigos y familia, son cosas que no puedo pasar por alto. Gracias por tanto.

El año pasado lancé la colección 8 bracelets (podés mirarla AQUÍ). Todas las piezas quedaron en manos de gente grata. Esta colección por tanto, será de la misma forma. Y como siempre, esto va por vos mamá, y también por vos, Pequebú.

PMS 12018EH
2018/01/03

He sangrado como nunca. Tuve un rebote muy fuerte al tratamiento que estoy tomando, y se reventaron algunos vasos internos anteriores y posteriores al tabique nasal. Y he sangrado por días. Primero pensé que ya tenía leucemia, y metí un libro de ingeniería termo-nuclear al baúl del auto, por si me encontraban muerto, al menos impresionar a los rescatistas. Mi otorrinolaringólogo me dijo claramente que si veía una luz o un túnel, mientras me cauterizaba la nariz, me alejara de él. Pero no vi ninguna luz ni ningún túnel. Solo vi a un hombrecillo de color verde que me decía que le pateara la quijada al otorrino. No lo hice. Lo ignoré.

Después de la cauterización, pasados dos días, seguí sangrando. Me puse de malas, en depresión. Tuve bochornos, y se me inflamó el vientre. Estaba reglando forenses, fue mi primer periodo. Tuve la idea de meterme un tampón por la nariz y salir a la calle con el hilo colgando para dramatizar de forma correcta mi situación. Se me fue el lívido y quise hacer shopping. Muy extraño. Es decir, estaba en el PMS (Premenstrual Syndrome, including symptoms ranging from bloating and weight gain to mood swings and depression; Síndrome Premenstrual por sus siglas en inglés).

Y es que entendí de alguna forma a las mujeres en sus días de periodo. Sangrar te hace perder fuerza y sueños. Te hace perder la esperanza. PMS también podría significar Prepare to Meet Satan.

Cuando tu novia se transforma en Lucifer, Baphomet, Satán, es por esa pérdida de sangre. Yo recibí el año con un algodón en la fosa nasal izquierda. Y eso me hacía respirar por una sola fosa. Oxigenaba poco mi cuerpo, y me sentía resentido con todo y con todos. Hoy sangra menos. Tuve que recurrir a remedios caseros, primitivos y básicos. Cauterizar definitivamente con limón. Lloré mucho.

Pero llegó el 2018 y gasté todas mis uvas deseando ya no sangrar. Ya no menstruar por la nariz. Estos días me viene mi mamá y su recuerdo, cayendo en abismos de locura y delirios que no terminan.

Todo sigue igual; cuando te apartas del mundo podés darte cuenta que todos los engranajes siguen funcionando sin vos, porque igual como los cadáveres alimentan a la nueva vida que nace de la tierra, uno siempre termina siendo sustituido por otro pendejete, que hace creer que sabe, cuando no sabe nada.

El punto de todo esto, queridos forenses, es que reflexioné mucho acerca de la vida y la muerte. Lo importante es vivir hasta morir, si algo muere es porque alguna vez tuvo vida. Y al morir, voy a reencontrarme con mamá, aún cuando no tengamos a ciencia cierta lo que pasará al morir, finalmente somos energía, y la energía no se crea ni se destruye. Solo se transforma. Entonces la energía desprendida del cuerpo después de la muerte clínica no alcanza a llegar a la estratosfera (50kms de altura) porque las cifras son alarmantes, hay 253 nacimientos por minuto en el mundo contra las 110 muertes por minuto (incluyendo los sicarios del narco que mueren día con día tratando de cumplir con su deber). Es decir, que la demanda energética es mayor y sobrepasa la fuente de energía que se produce con las muertes. Como quiera que sea, nuestra energía tendría que entrar a otro cuerpo para animarlo, sin los recuerdos ni pensamientos, pues el cerebro se queda en el cuerpo anterior, y nos seguimos reciclando hasta que nuestra estrella perezca. Si nuestro sol tiene 4,500 millones de años, aún le queda combustible por unos 5,000 millones de años, tiempo suficiente para seguir reciclándonos.

Una estrella como nuestro sol arde por 9 mil millones, o 10 mil millones de años aproximadamente. Al término de su vida, se convertirá en una estrella gigante roja (como la sangre que menstruaba por mi nariz, ¿ya ven que todo toma sentido?) y por consiguiente será más fría. Ya no podremos ver ese fascinante evento, pues ya se habría extinguido la vida en nuestro planeta.

Feliz año 2018, año de Nuestro Señor Jesús de Nazaret. Aunque por alguna extraña razón a mi me gusta fechar “año 12018 de la Era Holocena” (vayan a Wikipedia y busquen Cesare Emiliani).

Sigan divirtiéndose forenses, con sus memes y pornografía en sus grupos de WhatsApp. Pero eso sí, coman frutas y verduras.

Les dejo el equipo que usé para mi primer post de este año que comienza, las drogas estimulantes y el soundtrack que me acompañó durante el desarrollo de este flamante trabajo editorial:

Herramientas:

iPhone 8 Plus

Yerba Rosamonte

Michael Box Mon by Asvape con tanque TFV12 Prince Tank by Smoky alimentada con e-liquid One Hit Silky Smooth Strawberry con 3mg de nicotina.

Soundtrack

Depeche Mode 101 (live in Pasadena)

Made in Stock 24.7.11 (Slash feat. Myles Kennedy)

In Rainbows, Radiohead

Paganini Violin Concert, 24 caprices (Alexander Markov)

Canción Animal, Soda Stereo

On Melancholic Hill – EP, Gorillaz

Back to Black, Amy Winehouse

Gracias totales.

PD.

Amigas, usen este post para enviárselos a sus hombres y las comprendan definitivamente. Se los regalo.

NO TEMAS
2017/08/29

ASTÉRIX & OBÉLIX
2017/08/28

Cuando eres niño, todo es más fácil. Sin duda habrá sinsabores que te harán darte cuenta lo cabrona que puede llegar a ser la vida de adulto, pero en definitiva, todo parece tener solución. Y un día creces. Todo se esfuma. Un día te llenas de melancolía e intentas averiguar si realmente traicionaste tus sueños de niño, o realmente llegaste a ser el adulto que soñaste ser.

En estos días se me ha agolpado mi niñez y de qué forma. Hice un viaje con mi padre y mi hermano y somos tan desconocidos. Tan intolerantes. El mar estaba ahí, tratando de hacer su labor. Pero no sucedió nada. Las expectativas se fueron. Las esperanzas. Todo. Recuerdo que mi padre fue un extraño cuando niño. Siempre estaba de viaje o ausente. Acariciaba a su secretaria en la clandestinidad. Eso lo supe años después. Y ahora acaricia sus recuerdos. Su cabeza está llena de fantasmas. O de piedras. No hubo un chau en el aeropuerto. Fue una oda al surrealismo. Yo observaba los días y sentía que estaba en un lienzo de Dalí. Se me desfiguraron los recuerdos. Con la ausencia de mamá no queda nada.

Y no es que venga al blog a hacer una catarsis absurda ni me coloque en el juego ególatra de víctima y victimario. No queridos forenses. En realidad después de un viaje de mierda siempre viene la calma. Y la calma viene con un recuerdo grande y feliz. Mis primeros cómics.

Esta es la época dorada de mi niñez, cuando mi tío Arturo me llevaba al quiosco a comprar su diario y me compraba una tira cómica. Archie era uno de mis favoritos. Y Astérix. Y los he encontrado. En formato digital. Quizá mi lado romántico nunca me permitió disfrutar tanto los cómics de superhéroes. Vamos, claro que lo disfrutaba, pero siempre me gustaron los personajes con tintes más humanos que los superpoderes. Y de pronto todo toma respiro. Mis ojos se llenaron de agua al leer las primeras líneas de estos cómics. Porque muchas veces los leí con mamá. Y Astérix fue un tema fascinante por sus referencias históricas. Me sentí en aquella mesa después de comer, charlando con mamá, acerca de los comentarios y las fantasías de un niño tan lleno de manías, con condiciones especiales. Mamá siempre tuvo la paciencia conmigo. Siempre. Nunca fui un héroe del todo, pero ella me trataba como si lo fuera. Ojalá pudiera regresar a esa época, en donde mamá me tomaba de la mano para cruzar el boulevard, e íbamos a comprar pan, o me llevaba al Tae Kwon Do. Astérix y Obélix flotaban por la noche en el entramado infinito de mi imaginación. Sus aventuras me inflamaban el pecho de ansias. Quería viajar igual que ellos y llenarme de aventuras. Y crecí con ese recuerdo. Con esa fuerza descomunal de Obélix. Con ese ingenio absoluto de Astérix. Y hace unos días que me enfrenté a esos recuerdos me llené de ansiedades muchas. Y hasta sonrisas. Me hubiera fascinado sentarme a esa mesa mamá, en donde vos lucías radiante y bellísima, con esa sonrisa que iluminaba mis días, y volver a leer estas aventuras, que nunca me abandonaron del todo.

Porque jamás existirá nada que pueda cambiar mi lazo con mamá. Nada. Ni mi padre ni mis hermanos. Y ellos vivirán resentidos conmigo, sabiendo que yo fui el más amado y el más consentido, el más valiente, el más loco. El arte y la literatura siempre me hicieron cómplice con mamá, mi eterno amor.

Y sin más preámbulos, queridos, les comparto de a poco estas primeras imágenes de mis héroes de la niñez.

Y seguramente comenzaré a compartir alguna tira cada domingo. Estén pendientes, porque desde que mamá se fue, no he retomado el blog, pero quizá deba hacerlo, imaginando que mamá aún me lee, y se ríe de mis tonterías. Siempre. Este mate va por vos, mamita amada.

MX17
2017/01/08

Los oasis son tierras feudales que se desgastan con la erosión. Es casi inaudito gritar sin ser escuchado. La tundra resguarda olores antiguos, restos de batallas que se pelearon con rabia. Aún la tierra jadea de sangre. La sobrevivencia supone dolor. El dolor superado siempre nos dará crecimiento. Hay cielos que anuncian tormentas y grietas en el suelo que nos recuerdan la sed. El camino es agreste, pero fascinante. Sonreír como una arma contra la inanición. El poder descansa en unos pocos. Comienza el frío. Bajo las sabanas tibias está tu epidermis. Testigo infinito de mi deseo. Entre los jadeos también hay lágrimas. Y proximidades. Cebar el mate amargo bajo las luces de neón. Hay miedo en las pisadas del ministro. Los discursos son vacíos. La sociedad arde. Los corazones palpitan en adrenalina. Los ecos del pasado revolotean por mi cabeza. La esperanza debilita. La luna tiembla sobre la laguna. Te abrazo. Y cuando me besas también los lirios se mecen en un vaivén ineludible. Somos el fuego antiguo de las primeras estrellas. La bóveda celeste repta por las paredes cerebrales. Hay infinitos a la vista. Miopía sideral. Restos de agua. Los revolucionarios de este siglo anuncian sus batallas por la red. Como pidiendo ser aplastados. Las batallas son sin brazos. Sin ahínco. Hemos perdido la capacidad de soñar. La imaginación sangra. Los cerebros babean, o colapsan. ¿Podemos sentirnos libres en la celda?

AVISO IMPORTANTE.
2016/10/03

Ha pasado mucho tiempo desde que no me siento a escribir. Y también ha pasado mucho en mi vida. Todo ha cambiado desde que mamá se marchó. Y con ella, algo murió dentro de mi. No quiero pensar que el talento se fue. Pero cada vez escribo más delirante. Escribo con rabia, sin tomar en cuenta la forma o el estilo. Y no es intencional. No quiero justificar lo que voy a comenzar.

Muchas veces he tenido ganas de llorar. Pero no exactamente por depresión. Aunque debo reconocer que perdí el interés a muchísimas cosas después de lo de mamá. Ahora me angustia saber que ya no aparecerá por el blog. Ni me llamará para reírse de alguna tontería escrita acá. Me angustia saber que ya no llegará a casa a visitarme. Ni tomaremos juntos un avión o una ruta. Que los logros que pueda tener en mi vida, ella ya no los verá. Me he cansado de tanatólogos y consejos. Y nada queda atrás. Al menos el amor que mamá y yo teníamos.

Aún me río de muchas cosas. Todavía me acuerdo de chistes. He cerrado mi círculo social totalmente. Muy pocos son los que están. Y ellos se saben pocos. Aunque conozco a muchas personas, finalmente uno puede estar solo entre los demás.

Bien, después de esto, sin más preámbulos, llego a la intención real de este post. He decidido comenzar una nieve serie de poemas, disléxicos. Porque el llanto no lleva una lógica ni un ritmo. Podría ser una dislexia en donde se conjugan muchos sentimientos ilógicos. Casi esquizofrénicos. Y con esa intención, con la primera idea, voy a comenzar a publicar esos poemas aquí, queridos forenses. No esperen una estética pulcra. Tampoco esperen mucho. Lo que sí es real, es que serán poemas honestos. Escritos en el momento del caos.

Gracias por los que me han escrito pidiendo que regrese al blog. Aquí me tienen. Con la misma rabia de siempre.
Sigan siendo buenos, queridos.

BLOG 2.0
2014/12/03

Ha pasado tanto desde que no me acerco a mi blog. Pero el blog ha sido parte de mi vida, desde antes que YouTube tuviera anuncios, o cuando todos éramos amigos de Tom en MySpace y gastábamos horas y horas cambiando la apariencia de nuestros profiles con códigos de HTML y nacía con mucha fuerza Suicide Girls. Yo ya tenía un par de blogs y ganaba lectores de forma inexplicable.

Compartí cuentos, injusticias, poemas, fragmentos de mi diario, cortometrajes, programas de radio, podcasts, desilusiones, idioteces, lágrimas, fotografías, algunos viajes… siempre algo de mi.

La vida es una cabrona, y esta gran frase llena de verdad no es mía, pero siempre la pienso. Es de Arturo Ripstein, un grandísimo cabrón.

Cerré blogs que ya no quise administrar, proyectos que me entusiasmaron hasta el desvelo, hasta las noches de insomnio, y cumplieron en su momento su misión, y terminaron, como todas las cosas buenas que tienden a terminar. Pero este blog no lo he cerrado. No entiendo aún por qué. Tal vez porque le tengo un gran cariño, tal vez porque era el único blog que leía mamá, y que papá merodea de vez en cuando para saber en qué estoy.

Y no me estoy despidiendo ni tampoco calculo que lean todo este post, largo, desarticulado y no del todo tan sin sentido. No.

Sucede que alguien me ha escrito, una especie de Doppelgänger, y no supe qué contestar. Porque a veces tiendo a ser un antisocial. O no entiendo por qué a veces tardo en contestar. Pero desde acá te contesto Juan Francisco H. Rodriguez: Gracias totales.

Me puse a revisar mis estadísticas, y encontré que aún tengo visitas, a pesar de que he dejado de postear.

¿Será que tengo más visitas cuando no escribo que cuando escribo regularmente? No lo sé.

Siempre he tenido problemas de atención, y me aburro rápido de las cosas. Por eso creo en el trabajo de “primera intención”. No concibo ninguna obra plástica o artística sin que sea trabajo de primera intención. Claro que en la plasticidad existen etapas creativas, pero en la literatura, en la poesía, valoro el trabajo fresco de la idea primera. Detesto los textos estudiados, y las correcciones de estilo. Los detecto de entrada, y es la literatura barata, la mediocridad de escritorsuchos, escribanos sin talento. El oficio es uno, y el talento otro.

Después de lo de mamá, no he podido terminar un solo texto. Los dejo a la mitad y después termino por borrarlos. Pero volveré a lo que soy. Sacaré mi cámara, mi caballete, y mis poemas.

Pero dicho sea de paso, retomaré el blog, no entiendo bien por qué, ni para qué, idéntico a cuando lo abrí, y quiero que quede asentado en el acta, Su Señoría.

A vos, mamá, siempre.

DOMINGO SUNDAY
2014/02/16

Todos mis domingos son diferentes. Casi. Pero siempre hay una constante. Intento no pensar en nada. Ni en nadie. Los domingos son para mi. Y cuando no tengo algún trabajo extra, algún render por entregar, no hago absolutamente nada que signifique una responsabilidad. Hoy me levanté para revisar el terrario de Kiki. Puse el agua en la pava para cebar un amargo, acercarme al alfajor, acariciar a Simona, saludar a Félix, darles su desayuno y sentarme un momento a escuchar música.

Toda mi vida he disfrutado los fines de semana como si fuera el último. Siempre soy yo los fines de semana. Porque no tengo que soportar el pendejismo de algunos con los que trabajo, ni las horas que gasto de mi vida en el tráfico de la ciudad.

Mientras cebo un mate suena Alanis Morissette, You Learn, y se me viene un recuerdo casi divertido. Cuando ese Unplugged salió al mercado yo estaba enamorado de una mujer que estaba loca. Cuando la conocí, dijo llamarse Claudia. Comenzamos a salir y después me dijo que se llamaba Adelina. Su nombre real era Aida. Creo. Fuimos novios casi dos años, y amigos cercanos casi 3. Ella era inteligentísima. Pero se cambiaba de nombre cada que vez que podía, y argumentaba que nunca te había dicho ese nombre que creías, tan radical y agresivamente, que desistías por discutirlo. Yo podía vivir con esa particularidad sin muchos problemas. Tenía un cuerpo muy atlético y unas nalgas perfectas. Así que sus misterios, sus enredos, su mal carácter, sus visitas inesperadas a mi apartamento a las 3 de la madrugada, se borraban porque yo adoraba sus nalgas. Te asediada hasta volverte loco. Yo comencé a odiarla. De verdad. La odiaba y le tenía miedo. Podía atacar a alguien por la calle si la insultaban con un bolígrafo y después llamarme para decirme que estaba con la policía y que la querían detener llorando y gritando. Ya no podía predecir sus reacciones, y cuando dejas de predecir las reacciones de alguien, pierdes el control. Ella me daba miedo. Me erotizaba y me daba miedo. Comenzó a fingir ser La Maga. Actuaba como ella. Se perdía y desaparecía. Siempre tenía mi atención. Creo que era maquiavélica. Leía y escribía. Su poesía era divertida, irreverente, sus cuentos eran bellos. Muy bellos. Su auto estaba llenos de libros. Ella podía manejar y leer algún libro al mismo tiempo. Argumentando que se aburría en el tráfico. Me daba terror, porque no tenía miedo a morir. Chocaba dos veces por mes. Y me pedía el auto prestado porque el suyo estaba en el taller; recalcándome que ella era frágil, que yo debía protegerla. Ella realmente aparentaba ser frágil, tenía una sonrisa limpia, y una cara de ternura. Todos se la querían tirar. Ella insultaba a los chicos que le miraban el trasero y miles de veces tuve que parar alguna pelea por ese motivo.

Un día me llamó y me dijo que había visto un departamento lindísimo para que viviéramos juntos. Que ella pondría la mitad. Que necesitaba la otra mitad en una hora para cerrar el trato. Y que si no la amaba se lo dijera de una buena vez para no hacer el trato. Me llamó varias veces a la oficina para presionar. Me dijo que si no la amaba entonces solo me la había querido follar y entonces tomaría venganza, porque ella no era el objeto de nadie. Me salí a un parque a pensar. Fui al banco y saqué el dinero. La cité en el parque y se lo dí. Se fue feliz, sonriendo, me dijo que me iba a fascinar el lugar, y que haríamos el amor en él esa misma noche, aunque no hubiera muebles. A la hora me llamó y me dijo que bajara al parque, que necesitaba hablar conmigo. Me regresó el dinero y me dijo que había visto miedo en mis ojos y que había decidido no rentarlo. Me desquiciaba. Desapareció. Meses después apareció estrellando el auto en mi casa porque creía que estaba con otra mujer. Y sí lo estaba. Los vecinos llamaron a la policía y tuve que darles dinero para que no se la llevaran presa. Ahora ella vive en Canadá y está casada, tiene una hija y me escribió diciendo que era curadora de arte, que si quería exponer allá mis pinturas solo tenía que enviárselas. No lo haré.

El domingo pinta para ser un día de recuerdos divertidos e insanos. Yo no sé qué amaba de esa mujer. Si su esquizofrenia, su inteligencia, su pasión, sus manías como desnudarse y tomar un libro que ella creía que yo debía leer, y leerme por horas diciendo que cuando terminara la lectura podía poseerla; o esa manera de llorar por la muerte de su madre.

Spotify toca ahora a Willy DeVille, Spanish Harlmem, y esa canción siempre me hace sonreír, y no tengo ningún recuerdo asociado a ese tema. Debo irme a la ducha.

View on Path

SAN VALENTÍN.
2014/02/15

Hace un año mamá estaba entrando al Quirófano. Yo había corrido la Spartan Race y tuve un sueño terrible. Hace un año también era San Valentín. Mi mundo parecía otro. Siempre voy a amar a mamá por sobre todas las cosas. Siempre. Kiki lleva dos días en su madriguera. Ha tapado, a su modo, la entrada. No puedo abrir el terrario, no puedo verla. Quizá ya está en su proceso. No puedo ver nada.

El amor real siempre es real. Viene en diferentes presentaciones, pero siempre es real. Es real cuando es real. Muy poca gente estuvo conmigo cuando perdí a mamá. Y esa gente siempre va a estar conmigo de una u otra forma. Un par de amigos me llaman cada semana para ver cómo voy. No importan las largas distancias. No importa eso cuando la gente en verdad te aprecia. Y estos días me han sucedido algunos milagros. Y sé que es mamá. Lo sé. Y aún cuando no tenga base científica, lo sé. Mamá es mi amor real. Siempre lo será, hasta que llegue mi hora de alcanzarla.

Mi San Valentín es mamá. Es Kiki cambiando de piel, es Félix ronroneando a mi lado, es Simona, es mi hermano en el teléfono, o mi mejor amigo llamando. También es la chica a la que no pude invitar a salir. Porque no quiero hacerla sufrir, y yo estoy sufriendo y con cambios de estado de ánimo y preferí no invitarla a salir para que no se enamore y después llore por mi.

Ojalá Kiki no muera, porque a mamá no le gustan las arañas. Y ojalá yo no me enamore, porque he perdido la capacidad de llorar.

Mamá: No sé qué hacer.

View on Path

%d bloggers like this: