Archive for the ‘Post Relleno’ Category

VIERNES FOTOGRÁFICO: TORRE ELÉCTRICA
2014/12/19

Hay una App que realmente disfruto: Hipstamatic. Es lo más parecido a disparar con una vieja Lomo LCA o una Polaroid. No hay post-edición. Solo escoges (digitalmente) tu lente, la película y la carcasa de la cámara y voilà. Tiene su propia red social, pero no es como Instagram, que todo puede editarse y corregirse. Aquí es tal cual disparas. No hay más. Austera y poderosa. Y he logrado imágenes interesantes con ella. En fin, el post no es para recomendar una app. Hay miles de blogs especializados en ello. Yo solo estoy retomando el Viernes Fotográfico…

Hoy caminando me encontré esta torre eléctrica, y me pareció interesante la perspectiva desde el suelo. Además de que no tenía mucha inspiración, pero la foto ahí está, honesta, y de primera intención. Quiero aclarar que no es un post relleno. ¿O sí? En fin. Torre eléctrica. Apuren los tragos, ojalá mañana todos amanezcamos crudos. Salud.

FASSBINDER
2014/03/05

Sentado en la oficina comienzan a suceder muchas cosas. Afuera. Porque adentro, las mismas historias, las mismas caras, los estado de ánimo, casi siempre son los mismos. Aunque con el tiempo he perfeccionado una técnica que domino desde niño. Y esta técnica es podridora para los que están a mi lado. Y consiste en ignorarlos a todos. Cínicamente ignorarlos. Puedo mirarlos a los ojos e ignorarlos. Me pueden hacer una pregunta y cojo el teléfono, marco un número sin ni siquiera voltear a ver a mi interlocutor. Es una virtud que he perfeccionado con el tiempo. Y las reacciones son varias. Pero desarma esa actitud. Ignorar para salvar la cordura. Como protección. Como una vacuna para quedar inmune ante el pendejismo.

Estando en junta puedo tener una enfurecida partida de ajedrez en mi iPhone on line. Tuitear cualquier idiotez, hacer una compra en el App Store, o puedo tomarme una selfie, como esta, e ignorar a todos, por el mero capricho de ignorar, porque la gente que trabaja a mi lado, no cabe en mis sueños.

Y cuando hablo de sueños hablo de las cosas que realmente importan. O que deberían importar. No estoy hablando de aparearme con Alexis Texas. Hablo de sueños reales, como que se mueran a los que estoy ignorando, o que dejen de ser tan enajenadamente ordinarios.

Pero los sueños, sueños son. Y debería luchar por ellos hasta morir. Pero en este caso, su Señoría, no voy a tomar un revólver para suicidar a mis compañeros de oficina. No. Nunca. Y tampoco voy a ignorarlos tanto. Solo lo necesario como para que no contaminen mis sueños que soñaba de niño. Aunque debo reconocer que he pensado en hacer lo que hacía Rainer Werner Fassbinder: no bañarme y dejarme engordar grotescamente para que nadie se me acerque.


Tal vez lo haga en algún tiempo, y ya estaré subiendo alguna selfie con 100 kilos de más.



 

WATER MINDER
2014/02/03

¿Qué pasa cuando hay Apps hasta para hacer tracking del agua diaria que tomamos? No lo sé. En realidad esa cosa tan simple como abrir el grifo y tomar un vaso fresco de agua, hasta hace unos años, era la cosa más común. Pero seamos serios. Desde hace mucho tiempo, el agua que pagamos como agua potable, no es agua potable. Tenemos que comprar filtros, colocar un complejo mecanismo de purificación de agua para poder beber agua de las manera tradicional. O en el mejor de los casos, comprar agua embotellada.

Cuando haces algún tipo de actividad física, algún deporte de alto rendimiento, o simplemente tienes una vida sedentaria, podrido y sentado frente a la computadora en la oficina y tráfico, el beber agua es muy importante. Mantener hidratado tu cuerpo, es vital. No sé si la intención de este post sea completamente para estimular la conciencia de tomar agua. Me da un poco igual la manera en como se hidratan. Solo que ahora, con el paso del tiempo, me he dado cuenta que después de 1 hora de Crossfit, y correr 7k diarios, es imperativo tener mi cuerpo hidratado. Aunque muchas veces he estado a punto de orinarme encima cuando estoy en el tráfico sobre el Periférico.

Estoy contento con esta App. Me hidrataré y haré tracking acerca de esta noble actividad con esta App. Y cuando me muera, seré el ahogado más hermoso del mundo. O al menos, el muerto mejor hidratado que la humanidad ha tenido.

View on Path

POR FIN ES VIERNES
2012/09/07

Mi oficina tiene ventanales que dan al Norte. El sol al atardecer da de lleno. Entonces se produce el efecto invernadero. Tengo un ventilador de pedestal y ventilación cruzada. Sin embargo se hace sentir el calor. El termómetro marca 26 grados centígrados. Yo comienzo a sentirme incómodo. Me estorba la ropa. Desde niño, con el calor, me pongo rencoroso. Tolero el calor con Margaritas en mano, cervezas o micheladas, traje de baño sentado frente al océano. Pero el calor así, en la ciudad de México, que es abrasivo y seco, no lo tolero.

Pero por fin es viernes, y aunque yo trabajo los sábados me emociona que sea viernes.

Los viernes me siento otra vez humano y menos robot. Pienso que las cosas buenas llegan en viernes, o sábado. Me gusta saber que estoy a unos minutos de salir, y olvidarme por un momento, del tedio de la oficina cuando arde a 26 grados centígrados.

LA MUJER QUE PODRÍ ANOCHE
2010/11/25

Anoche que llegué a casa, me senté en la mecedora. Así es forenses, tengo una mecedora en casa. Quizá sea porque me estoy acercando vertiginosamente a la tercera edad. Mis padres me regalaron esa mecedora, seguramente porque vieron que su hijo se estaba haciendo viejo. Cosa que agradezco infinitamente. Y sentado en la mecedora, de pronto fui testigo de como una hueva infinita se apoderaba de mi ser. No podía moverme. Era como si todo el cosmos se concentrara para dejarme inmóvil presa de la hueva más devoradora.

Quise extender mi mano para tomar mi celular, pero no pude. Mis ojos se cerraban y el primer pensamiento que tuve fue el no querer ir al gimnasio. Dormitaba y cabeceaba como si hubiera tenido un maratón sexual la noche anterior, cosa que no fue así. Y de pronto timbró el teléfono y me saco de ese pequeño trance en el que me encontraba y me puse de mal humor. Yo me pongo de mal humor por cualquier cosa, lo sé, pero cuando me sacan de mi ensoñación, mi mal humor es más ácido de lo normal. Entonces me levanté y decidí por fin irme al gimnasio. Todo sea por mis fans.

Hay una tipa que siempre coincide conmigo. Ella cree que es la mujer más buena del mundo. Y su cara de mamona (no porque se le hayan modificado sus facciones por hacer tanto sexo oral, sino por su cara de insoportable) es algo que inhibe a la mayoría de los chicos. A mi sencillamente me pudre su actitud. Y cuando alguien me pudre, por algún oscuro instinto busco la forma de joderle. Y esta vez no fue la excepción. La mujer es guapa, y tiene unos glúteos interesantes. Punto. Se pone licra para ir a entrenar, y contonea el cuerpo como si estuviera apareándose con el aire. No tiene más de 35 años. Quizá menos, nunca fui bueno para acertar con la edad de las mujeres.

Me subo a la corredora, comienzo a hacer mis ejercicios y descubro que la tengo a un lado. Entonces me dice: “Disculpa, pero yo iba primero”. Y eso me pudrió. Me pudrió y me pudrió. Es como si una patada en los huevos me hubiera sido dada, y mi mal humor se acentuó. Así que contesté: “Discúlpeme señora, no vi que alguien estuviera esperando la corredora, pero mire, se está desocupando esa”. Y con eso yo le podrí la noche. La tipa de glúteos temblorosos se subió a la corredora contigua y me miró con resentimiento. Yo la miré y le sonreí tan inocentemente, que si Dios me hubiera visto en ese momento, me hubiera llevado al cielo para dirigir la orquesta de ángeles que seguramente debe tener.

Después de unos interminables minutos, ella me dice: “¿Te puedo preguntar algo?” Yo muevo mi cabeza hacia ella, y con una sonrisa franca, amplia y amable le digo: “Por supuesto se-ño-ra”. Justo ahí veo como se desvanece su vanidad. Su amor propio se cae por los suelos. Le tiembla ligeramente la barbilla. Le asaltan las dudas, se mira al espejo que tenemos frente a nosotros, y me vuelve a mirar atónita. Yo sigo sonriendo como cuando se le sonríe a una abuela. “¿Por qué me dices señora, por qué me hablas de usted, qué tan grande parezco?”. Yo sabía que ahora la podrida era ella, y no yo. Así que con mi sarcasmo más sutil, con mi sonrisa más amable que tengo le contesto: “Lo que pasa es que yo vengo de una familia conservadora, y mis padres me enseñaron a hablarle de usted a mis mayores”. Es cuando veo claramente como las venas del cuello se le inflaman, como la sangre le sube a la cabeza. “Soy de tu edad” me dice. “No soy tan grande” contesto.

Toda la noche me estuvo observando con resentimiento. Yo bajé alegremente de la corredora y me puse a hacer mi rutina de ejercicios. Al final de la noche me despedí de mi instructor. Pedí las llaves de mi auto y entonces sentí como su mano tocaba mi brazo. Volteo y le digo: “Buenas noches señora”. Si no lloró, es porque Dios, indudablemente, es grande. Me dijo: “Por favor no me hables de usted, y además estoy segura que tenemos la misma edad”. Yo le digo: “Si es tan importante para usted tener mi misma edad, entonces tenemos la misma edad.” Ella frunce el ceño y dice: “Por favor háblame de tú”. Yo sonrío nuevamente: “Me siento extraño hablándole de tú a mis mayores, pero claro que lo intentaré”.

Salgo del gimnasio y ella sale atrás de mí. Me dice: “Buenas noches niño” y me da un beso en la mejilla. Los chicos del gimnasio no podían entender qué le había dado a la mujer más mamona del gimnasio como para acompañarme hasta mi auto para despedirse de beso. “Buenas noches tú, señora” le contesto, y entonces ya no puedo contener la risa. Me subo al auto y veo claramente por el espejo retrovisor, cómo se queda mirando mi auto, llena de dudas, de inseguridades, con sus glúteos y sus senos, con su barbilla temblando, absurda, dolida, enojada, confundida, sin poder entender nada.


¿ES SU TAMAÑO?
2010/11/04


LA APLICACIÓN PARA IPHONE Y ANDROID QUE JAMÁS EXISTIRÁ.
2010/09/17

En este extraño mundillo de los gadgets y las tecnologías; de los smartphones, de los iPads, iPhones, Androids y sus respectivas aplicaciones, debería existir una aplicación con la que he soñado todos estos años, pero que jamás existirá; no en el mundo real y tangible, sencillamente porque no es posible.

Debería llamarse Hijo de Puta Killer. HPK. Y debería consistir en que el contacto “indeseable” que tengas agregado en tus listas, puedas asesinarlo a distancia, torturarlo o patearle sus genitales con un simple movimiento de dedos en tu pantalla táctil.

Pero en este mundo tan bizarro, esto no es posible. Tenemos que coexistir con tanto hijo de puta y hacer ese “trabajo sucio” analógicamente, a puño limpio y en persona. Fail.


COLUMNA: 15 CONSEJOS BÁSICO DE SEGURIDAD
2010/07/29

Dada la situación que envuelve al país, la atmósfera de inseguridad, la violencia, las balaceras, el narcotráfico; debemos actuar con cierta cordura y tomar medidas que contrarresten el peligro a nivel personal, evitar ponernos en situaciones de riesgo. Lamentablemente, la situación se ha salido de control. Vivimos en un “Estado Fallido”, y tristemente, aunque las autoridades y el mismo Gobierno Federal se encarguen de negarlo (cosa que a muchos nos parece patético) sabemos que en cualquier momento podemos ser víctimas de un fuego cruzado, de un asalto a mano armada, de cualquier tipo de extorsión.

 

CONTINUAR LEYENDO>>>


MISTERIOS DE LA PANTALLA TÁCTIL
2010/06/17

¿Preparados para uno de mis posts más bizarros y escatológicos de los que haya escrito en toda mi historia con el blog?

Es de sobra conocido el hecho de que una buena pantalla táctil fascina. Si, vale, no es una gran reflexión, seducen sin mas. Por eso mucha gente se compra el iPhone o el iPod Touch. O un Android (como es mi caso), por ejemplo. No es por nada, sino porque tienen pantalla táctil. Que nadie mienta, teniendo un iPod Nano de los últimos, ¿Para qué quieres un iPod Touch? Eso es lo que me preguntan siempre, y además tienen razón, pero yo siempre les respondo: Por la pantalla táctil.

Muchos amigos míos han coincidido en un mismo aspecto, todos han intentado usar la pantalla táctil con su miembro viril. ¿Por qué? Ni idea. Será el morbo que da el hecho de manejar la última tecnología con la punta de tu pene. La verdad es que no lo sé. Pero puedo asegurar que TODOS mis conocidos lo han hecho.

Y bueno, que mis amigos no son lo mas normal del mundo, lo sé. Pero a ver, estoy seguro de que mucha gente tiene la curiosidad de saber si su miembro tendrá la fuerza suficiente como para accionar un botón. Aunque por otra parte, no quiero imaginarme al típico yonqui usando el cajero automático con su falo. Y lo peor es que no dejo de hacerlo.

 

¿Qué clase de poder tienen las pantallas táctiles que nos impulsan a utilizarlas con la verga que dios nos ha dado? ¿Por qué sé que nadie va a admitirlo? ¿Por qué sé que alguien al leer ésto lo va a intentar? ¿Por qué me da por escribir estas cosas mientras me pregunto en qué momento perdí mi credibilidad?

Voy a dejarlo aquí, no quiero desvariar más con este tema, aunque sé que da para mucho prefiero reservármelo para futuros posts, que luego me quedo sin ideas y me quejo.

Bien, ahora es cuando me borras del lector de feeds o me das unfollow en Twitter. Lo entenderé.


SI FUERA MARIPOSA SENTIRÍA HUMANITOS EN MI ESTÓMAGO.
2010/06/04

Anoche sentí un pequeño vértigo, cortocircuitos en mi interior, lunas flotando por todas partes, y cosquillas en mi cerebro. Y claro está, que si fuera yo una mariposa, sentiría humanitos en mi estómago.

(Y sí señores, este cuenta como un post)


%d bloggers like this: