AETERNUM

Casi nunca los ví solos. Siempre estaban juntos. Dependían mutuamente sin remedio. Se miraban. Se enojaban cuando no estaban juntos. Ellos eran su propia prioridad. Generalmente estaban tomados de la mano. Se amaban, era obvio. Respetaban sus misterios y a los arcanos de sus naturalezas. Un día se reconocieron efluvios del primer origen, fuese cual […]