Archive for the ‘M2ATK’ Category

TCFF-LI
2018/02/14

Suponer que el viento va a aliviar el estertor. Son los fotones los que se incrustan como lanzas, o el ladrido de un perro que rompe el silencio de la noche plutónica. Tenemos sed, hambre o sueño. Tenemos versos que jamás escribiremos, que jamás pronunciaremos. Es el dolor de nuestros amados muertos. Nuestro dolor que no termina. Que no nace. Que no funciona. Que se rompe en el abismo de los sueños. ¿Cómo describirle la música a un sordo, el color de una puesta de sol a un ciego? Es el misil que escondemos bajo la manga. El muerto que se niega a ser muerto. Es la noche que se fragmenta en pesadillas y recuerdos. También es la bala, que atraviesa el cráneo de un hombre que reza a su dios. Y después la calma. Lenguas que reptan terreno inguinal. Una nodriza amamantando futuros. Las venas del cuello se inflaman. Se cierran los ojos. Salen mariposas por la sonrisa, escarabajos durante la copula. Luego la humanidad manchada de líquido cefalorraquídeo. Los reyes caen, se abre la tercera celda, se escapan los gentiles. La bestia ha sido liberada, las profecías se cumplen una a una, en la noche en que los dioses primeros reclaman venganza. La princesa negra sale desnuda de sus aposentos. Hilvana abismos en la corona del padre. Se hierven los cerebros, escurren ideas. Después todo queda atrás. El dolor, la noche, todas las nanopartículas colapsan. Ya no hay veneno que dé muerte, ni vientres que den vida. Todo se calcina en el olvido, menos el recuerdo de los que han caído. La muerte no es eterna, regresaremos, y volveremos a gobernar la tierra de Enoc, con el cinismo que alguna vez nos convirtió en guerreros, en cazadores del rey mamut.

—Tratados de un Cerebro que Flota en Formol. Libro I.

PMS 12018EH
2018/01/03

He sangrado como nunca. Tuve un rebote muy fuerte al tratamiento que estoy tomando, y se reventaron algunos vasos internos anteriores y posteriores al tabique nasal. Y he sangrado por días. Primero pensé que ya tenía leucemia, y metí un libro de ingeniería termo-nuclear al baúl del auto, por si me encontraban muerto, al menos impresionar a los rescatistas. Mi otorrinolaringólogo me dijo claramente que si veía una luz o un túnel, mientras me cauterizaba la nariz, me alejara de él. Pero no vi ninguna luz ni ningún túnel. Solo vi a un hombrecillo de color verde que me decía que le pateara la quijada al otorrino. No lo hice. Lo ignoré.

Después de la cauterización, pasados dos días, seguí sangrando. Me puse de malas, en depresión. Tuve bochornos, y se me inflamó el vientre. Estaba reglando forenses, fue mi primer periodo. Tuve la idea de meterme un tampón por la nariz y salir a la calle con el hilo colgando para dramatizar de forma correcta mi situación. Se me fue el lívido y quise hacer shopping. Muy extraño. Es decir, estaba en el PMS (Premenstrual Syndrome, including symptoms ranging from bloating and weight gain to mood swings and depression; Síndrome Premenstrual por sus siglas en inglés).

Y es que entendí de alguna forma a las mujeres en sus días de periodo. Sangrar te hace perder fuerza y sueños. Te hace perder la esperanza. PMS también podría significar Prepare to Meet Satan.

Cuando tu novia se transforma en Lucifer, Baphomet, Satán, es por esa pérdida de sangre. Yo recibí el año con un algodón en la fosa nasal izquierda. Y eso me hacía respirar por una sola fosa. Oxigenaba poco mi cuerpo, y me sentía resentido con todo y con todos. Hoy sangra menos. Tuve que recurrir a remedios caseros, primitivos y básicos. Cauterizar definitivamente con limón. Lloré mucho.

Pero llegó el 2018 y gasté todas mis uvas deseando ya no sangrar. Ya no menstruar por la nariz. Estos días me viene mi mamá y su recuerdo, cayendo en abismos de locura y delirios que no terminan.

Todo sigue igual; cuando te apartas del mundo podés darte cuenta que todos los engranajes siguen funcionando sin vos, porque igual como los cadáveres alimentan a la nueva vida que nace de la tierra, uno siempre termina siendo sustituido por otro pendejete, que hace creer que sabe, cuando no sabe nada.

El punto de todo esto, queridos forenses, es que reflexioné mucho acerca de la vida y la muerte. Lo importante es vivir hasta morir, si algo muere es porque alguna vez tuvo vida. Y al morir, voy a reencontrarme con mamá, aún cuando no tengamos a ciencia cierta lo que pasará al morir, finalmente somos energía, y la energía no se crea ni se destruye. Solo se transforma. Entonces la energía desprendida del cuerpo después de la muerte clínica no alcanza a llegar a la estratosfera (50kms de altura) porque las cifras son alarmantes, hay 253 nacimientos por minuto en el mundo contra las 110 muertes por minuto (incluyendo los sicarios del narco que mueren día con día tratando de cumplir con su deber). Es decir, que la demanda energética es mayor y sobrepasa la fuente de energía que se produce con las muertes. Como quiera que sea, nuestra energía tendría que entrar a otro cuerpo para animarlo, sin los recuerdos ni pensamientos, pues el cerebro se queda en el cuerpo anterior, y nos seguimos reciclando hasta que nuestra estrella perezca. Si nuestro sol tiene 4,500 millones de años, aún le queda combustible por unos 5,000 millones de años, tiempo suficiente para seguir reciclándonos.

Una estrella como nuestro sol arde por 9 mil millones, o 10 mil millones de años aproximadamente. Al término de su vida, se convertirá en una estrella gigante roja (como la sangre que menstruaba por mi nariz, ¿ya ven que todo toma sentido?) y por consiguiente será más fría. Ya no podremos ver ese fascinante evento, pues ya se habría extinguido la vida en nuestro planeta.

Feliz año 2018, año de Nuestro Señor Jesús de Nazaret. Aunque por alguna extraña razón a mi me gusta fechar “año 12018 de la Era Holocena” (vayan a Wikipedia y busquen Cesare Emiliani).

Sigan divirtiéndose forenses, con sus memes y pornografía en sus grupos de WhatsApp. Pero eso sí, coman frutas y verduras.

Les dejo el equipo que usé para mi primer post de este año que comienza, las drogas estimulantes y el soundtrack que me acompañó durante el desarrollo de este flamante trabajo editorial:

Herramientas:

iPhone 8 Plus

Yerba Rosamonte

Michael Box Mon by Asvape con tanque TFV12 Prince Tank by Smoky alimentada con e-liquid One Hit Silky Smooth Strawberry con 3mg de nicotina.

Soundtrack

Depeche Mode 101 (live in Pasadena)

Made in Stock 24.7.11 (Slash feat. Myles Kennedy)

In Rainbows, Radiohead

Paganini Violin Concert, 24 caprices (Alexander Markov)

Canción Animal, Soda Stereo

On Melancholic Hill – EP, Gorillaz

Back to Black, Amy Winehouse

Gracias totales.

PD.

Amigas, usen este post para enviárselos a sus hombres y las comprendan definitivamente. Se los regalo.

LLORAR FOTONES
2017/09/06

Lloras porque ya no queda nada qué rescatar
como si cada molécula tuya se cogiera de un fotón
y salieran disparadas por la galaxia
o por el universo profundo
ya no hay cerveza que te dé sed
ni sopa que te dé hambre
ya no hay muerte iniciática que te haga renacer
las esperanzas son nulas
el torbellino de la noche inaudita y plutónica cubre tu vientre
los jadeos ya no son de placer
los aleluyas parecen ensordecer a tu dios
los rituales son lentos
mueren algunos dioses al amanecer
tus neuronas son cada vez más chiclosas
hay demonios que sonríen tu muerte prematura
y tus lágrimas escurren
casi dubitativas
por tu rostro cansado
para confundirse con el alba
cuando la noche se pierde tras el sol
y amanece la ignominia
y tu quijada tiembla.

DOMINGO DE CÓMICS
2017/09/03

Había olvidado la delicia de las novelas gráficas y las tiras de Quino. Recibí un correo de Cora Finkelstein pidiendo que dé los créditos de Astérix, autor, etc. Pero creo que la intención del blog no es esa, para eso está Google o Wikipedia. Quería únicamente hablar acerca del impacto en mi niñez y la nostalgia que me produce encontrar los cómics que amé, hoy, siendo adulto. Vamos, que no quiero agriar la fiesta de nadie. Ni hacerme el intelectualoide. Muy al contrario, quiero seguir divirtiéndome haciendo un post aquí. Gracias Cora, por la retroalimentación. ¿Desde cuándo me escribís? ¿2008?

Hoy quiero compartir esta tira de Mafalda. Muchos de mis amigos charrúas y gauchos la amaban. Yo sigo amándola. Tengo más memoria gráfica que asociativa. Y aún tengo muchas de las frases de Mafalda. Siempre tendré algo de Mafalda en mi psique, como de muchos tantos que me han acompañado a lo largo de mi vida. Los domingos vale la pena olvidar todo, hacer el amor, beber una buena cerveza o un buen vino, y soñar. Mafalda no me hace soñar exactamente, me hace viajar en una introversión en espiral, un viaje interno, un laberinto racional. Claro que me ha arrancado sonrisas, pero Mafalda me arranca más nostalgias.

Esta tira me hace pensar en la personas que envidian a otras. Creo que nunca he envidiado a nadie. He sido muy afortunado. Y aunque tengo algunos detractores a nivel profesional, siempre recuerdo que “algunas personas no han entendido que la Tierra gira alrededor del Sol y no alrededor de ellas”, y entonces sonrío.

VIERNES FOTOGRÁFICO: WTC CDMX
2017/09/03

Entrando a la Ciudad de México, me encontré con esta vista en la ventanilla del avión. Nunca había visto el World Trade Center de esta forma. He tomado esta fotografía con la cámara del iPhone en modo Live Photo y decidí convertirla en un Gif formato Square. He decidido volver a la fotografía. Así que retomo esta amada sección del Viernes Fotográfico.

Sigan siendo buenos, forenses.

NO TEMAS
2017/08/29

ASTÉRIX & OBÉLIX
2017/08/28

Cuando eres niño, todo es más fácil. Sin duda habrá sinsabores que te harán darte cuenta lo cabrona que puede llegar a ser la vida de adulto, pero en definitiva, todo parece tener solución. Y un día creces. Todo se esfuma. Un día te llenas de melancolía e intentas averiguar si realmente traicionaste tus sueños de niño, o realmente llegaste a ser el adulto que soñaste ser.

En estos días se me ha agolpado mi niñez y de qué forma. Hice un viaje con mi padre y mi hermano y somos tan desconocidos. Tan intolerantes. El mar estaba ahí, tratando de hacer su labor. Pero no sucedió nada. Las expectativas se fueron. Las esperanzas. Todo. Recuerdo que mi padre fue un extraño cuando niño. Siempre estaba de viaje o ausente. Acariciaba a su secretaria en la clandestinidad. Eso lo supe años después. Y ahora acaricia sus recuerdos. Su cabeza está llena de fantasmas. O de piedras. No hubo un chau en el aeropuerto. Fue una oda al surrealismo. Yo observaba los días y sentía que estaba en un lienzo de Dalí. Se me desfiguraron los recuerdos. Con la ausencia de mamá no queda nada.

Y no es que venga al blog a hacer una catarsis absurda ni me coloque en el juego ególatra de víctima y victimario. No queridos forenses. En realidad después de un viaje de mierda siempre viene la calma. Y la calma viene con un recuerdo grande y feliz. Mis primeros cómics.

Esta es la época dorada de mi niñez, cuando mi tío Arturo me llevaba al quiosco a comprar su diario y me compraba una tira cómica. Archie era uno de mis favoritos. Y Astérix. Y los he encontrado. En formato digital. Quizá mi lado romántico nunca me permitió disfrutar tanto los cómics de superhéroes. Vamos, claro que lo disfrutaba, pero siempre me gustaron los personajes con tintes más humanos que los superpoderes. Y de pronto todo toma respiro. Mis ojos se llenaron de agua al leer las primeras líneas de estos cómics. Porque muchas veces los leí con mamá. Y Astérix fue un tema fascinante por sus referencias históricas. Me sentí en aquella mesa después de comer, charlando con mamá, acerca de los comentarios y las fantasías de un niño tan lleno de manías, con condiciones especiales. Mamá siempre tuvo la paciencia conmigo. Siempre. Nunca fui un héroe del todo, pero ella me trataba como si lo fuera. Ojalá pudiera regresar a esa época, en donde mamá me tomaba de la mano para cruzar el boulevard, e íbamos a comprar pan, o me llevaba al Tae Kwon Do. Astérix y Obélix flotaban por la noche en el entramado infinito de mi imaginación. Sus aventuras me inflamaban el pecho de ansias. Quería viajar igual que ellos y llenarme de aventuras. Y crecí con ese recuerdo. Con esa fuerza descomunal de Obélix. Con ese ingenio absoluto de Astérix. Y hace unos días que me enfrenté a esos recuerdos me llené de ansiedades muchas. Y hasta sonrisas. Me hubiera fascinado sentarme a esa mesa mamá, en donde vos lucías radiante y bellísima, con esa sonrisa que iluminaba mis días, y volver a leer estas aventuras, que nunca me abandonaron del todo.

Porque jamás existirá nada que pueda cambiar mi lazo con mamá. Nada. Ni mi padre ni mis hermanos. Y ellos vivirán resentidos conmigo, sabiendo que yo fui el más amado y el más consentido, el más valiente, el más loco. El arte y la literatura siempre me hicieron cómplice con mamá, mi eterno amor.

Y sin más preámbulos, queridos, les comparto de a poco estas primeras imágenes de mis héroes de la niñez.

Y seguramente comenzaré a compartir alguna tira cada domingo. Estén pendientes, porque desde que mamá se fue, no he retomado el blog, pero quizá deba hacerlo, imaginando que mamá aún me lee, y se ríe de mis tonterías. Siempre. Este mate va por vos, mamita amada.

ORIFICIOFARISTA
2017/08/08

Un cíclope mirando al horizonte
el eclipse reflejado en la calvicie de algunos
somos una lengua que lame las baldosas
creer en dios
en las matemáticas
o en las libélulas
hay fuego en tu mirada
y en tus muslos
me gusta tocar tus orificios
contar tus parpadeos
besar tus manos
cuando duermo me siento muerto
me detengo
el cíclope mira al eclipse
el horizonte se refleja en la alopecia de dios
hay muslos y ojos en tus fuegos
los fotones se derraman como
vino en la quijada
desnúdate
la noche nos abraza
me refugio en vos
me fugo
mi esqueleto repite tu nombre
mi cráneo es una bóveda
o una bomba de tiempo
no te vistas
aún faltan lunas
para que amanezca.

B&W
2017/05/13

All the color was sucked out of my life long ago.

MX17
2017/01/08

Los oasis son tierras feudales que se desgastan con la erosión. Es casi inaudito gritar sin ser escuchado. La tundra resguarda olores antiguos, restos de batallas que se pelearon con rabia. Aún la tierra jadea de sangre. La sobrevivencia supone dolor. El dolor superado siempre nos dará crecimiento. Hay cielos que anuncian tormentas y grietas en el suelo que nos recuerdan la sed. El camino es agreste, pero fascinante. Sonreír como una arma contra la inanición. El poder descansa en unos pocos. Comienza el frío. Bajo las sabanas tibias está tu epidermis. Testigo infinito de mi deseo. Entre los jadeos también hay lágrimas. Y proximidades. Cebar el mate amargo bajo las luces de neón. Hay miedo en las pisadas del ministro. Los discursos son vacíos. La sociedad arde. Los corazones palpitan en adrenalina. Los ecos del pasado revolotean por mi cabeza. La esperanza debilita. La luna tiembla sobre la laguna. Te abrazo. Y cuando me besas también los lirios se mecen en un vaivén ineludible. Somos el fuego antiguo de las primeras estrellas. La bóveda celeste repta por las paredes cerebrales. Hay infinitos a la vista. Miopía sideral. Restos de agua. Los revolucionarios de este siglo anuncian sus batallas por la red. Como pidiendo ser aplastados. Las batallas son sin brazos. Sin ahínco. Hemos perdido la capacidad de soñar. La imaginación sangra. Los cerebros babean, o colapsan. ¿Podemos sentirnos libres en la celda?

%d bloggers like this: