JAZZ: A BOY NAMED CHARLIE BROWN

Me quedé mirando al cielo de mi habitación. Acostado. Casi inerte. Pero las ideas comenzaron a revolotear en mi cabeza como gaviotas en las barcas de los pescadores tristes. Me gusta escuchar a Alexander Markov por las noches, con el mate por un lado. Pero esta vez no quise a Paganini. Tenía ganas de Jazz. […]