Archive for the ‘Historias Fallidas de Amor’ Category

DOMINGO SUNDAY
2014/02/16

Todos mis domingos son diferentes. Casi. Pero siempre hay una constante. Intento no pensar en nada. Ni en nadie. Los domingos son para mi. Y cuando no tengo algún trabajo extra, algún render por entregar, no hago absolutamente nada que signifique una responsabilidad. Hoy me levanté para revisar el terrario de Kiki. Puse el agua en la pava para cebar un amargo, acercarme al alfajor, acariciar a Simona, saludar a Félix, darles su desayuno y sentarme un momento a escuchar música.

Toda mi vida he disfrutado los fines de semana como si fuera el último. Siempre soy yo los fines de semana. Porque no tengo que soportar el pendejismo de algunos con los que trabajo, ni las horas que gasto de mi vida en el tráfico de la ciudad.

Mientras cebo un mate suena Alanis Morissette, You Learn, y se me viene un recuerdo casi divertido. Cuando ese Unplugged salió al mercado yo estaba enamorado de una mujer que estaba loca. Cuando la conocí, dijo llamarse Claudia. Comenzamos a salir y después me dijo que se llamaba Adelina. Su nombre real era Aida. Creo. Fuimos novios casi dos años, y amigos cercanos casi 3. Ella era inteligentísima. Pero se cambiaba de nombre cada que vez que podía, y argumentaba que nunca te había dicho ese nombre que creías, tan radical y agresivamente, que desistías por discutirlo. Yo podía vivir con esa particularidad sin muchos problemas. Tenía un cuerpo muy atlético y unas nalgas perfectas. Así que sus misterios, sus enredos, su mal carácter, sus visitas inesperadas a mi apartamento a las 3 de la madrugada, se borraban porque yo adoraba sus nalgas. Te asediada hasta volverte loco. Yo comencé a odiarla. De verdad. La odiaba y le tenía miedo. Podía atacar a alguien por la calle si la insultaban con un bolígrafo y después llamarme para decirme que estaba con la policía y que la querían detener llorando y gritando. Ya no podía predecir sus reacciones, y cuando dejas de predecir las reacciones de alguien, pierdes el control. Ella me daba miedo. Me erotizaba y me daba miedo. Comenzó a fingir ser La Maga. Actuaba como ella. Se perdía y desaparecía. Siempre tenía mi atención. Creo que era maquiavélica. Leía y escribía. Su poesía era divertida, irreverente, sus cuentos eran bellos. Muy bellos. Su auto estaba llenos de libros. Ella podía manejar y leer algún libro al mismo tiempo. Argumentando que se aburría en el tráfico. Me daba terror, porque no tenía miedo a morir. Chocaba dos veces por mes. Y me pedía el auto prestado porque el suyo estaba en el taller; recalcándome que ella era frágil, que yo debía protegerla. Ella realmente aparentaba ser frágil, tenía una sonrisa limpia, y una cara de ternura. Todos se la querían tirar. Ella insultaba a los chicos que le miraban el trasero y miles de veces tuve que parar alguna pelea por ese motivo.

Un día me llamó y me dijo que había visto un departamento lindísimo para que viviéramos juntos. Que ella pondría la mitad. Que necesitaba la otra mitad en una hora para cerrar el trato. Y que si no la amaba se lo dijera de una buena vez para no hacer el trato. Me llamó varias veces a la oficina para presionar. Me dijo que si no la amaba entonces solo me la había querido follar y entonces tomaría venganza, porque ella no era el objeto de nadie. Me salí a un parque a pensar. Fui al banco y saqué el dinero. La cité en el parque y se lo dí. Se fue feliz, sonriendo, me dijo que me iba a fascinar el lugar, y que haríamos el amor en él esa misma noche, aunque no hubiera muebles. A la hora me llamó y me dijo que bajara al parque, que necesitaba hablar conmigo. Me regresó el dinero y me dijo que había visto miedo en mis ojos y que había decidido no rentarlo. Me desquiciaba. Desapareció. Meses después apareció estrellando el auto en mi casa porque creía que estaba con otra mujer. Y sí lo estaba. Los vecinos llamaron a la policía y tuve que darles dinero para que no se la llevaran presa. Ahora ella vive en Canadá y está casada, tiene una hija y me escribió diciendo que era curadora de arte, que si quería exponer allá mis pinturas solo tenía que enviárselas. No lo haré.

El domingo pinta para ser un día de recuerdos divertidos e insanos. Yo no sé qué amaba de esa mujer. Si su esquizofrenia, su inteligencia, su pasión, sus manías como desnudarse y tomar un libro que ella creía que yo debía leer, y leerme por horas diciendo que cuando terminara la lectura podía poseerla; o esa manera de llorar por la muerte de su madre.

Spotify toca ahora a Willy DeVille, Spanish Harlmem, y esa canción siempre me hace sonreír, y no tengo ningún recuerdo asociado a ese tema. Debo irme a la ducha.

View on Path

POEMA: XOCHITL
2011/03/19

Hicimos muchas cosas en nombre del amor
como correr desnudos en una plaza
o incendiar al ave Fénix
era el sueño que comenzaba a correr por nuestra piel
las caricias que construían algoritmos o estrellas
encendíamos fotones que se incrustarían en nuestras pupilas
no todo estaba escrito pero qué importaba
tuvimos hambre y frío
también sed y la pasamos mal
a veces no importaba que no hubiera dinero
nos teníamos nosotros
dormiamos como en un paraíso al ras del suelo
hacíamos el amor como dos gacelas
yo buscaba encontrar en tu piel la explicación de la vida
tú buscabas tesoros o melodías absolutas
tomaba el pincel a media noche para retratar
a todas esas mariposas que se agolpaban en mi pecho
esas ansias de vos inundaban mi cerebro
quería que siempre fuera de noche para estar a tu lado
con mi mano en tu desnudez
quería hacer mapas de tus muslos
o iniciar el rito del jadeo o del temblor de piel
vivía a tu lado con la sangre erecta
completo sin mediar otras ansias
la vida sucedía del otro lado de nuestra ventana
no había tormenta que apagara nuestro sol
vivía prendido a vos
me alimentaba de tu cruel agua bendita
pero un día amaneciste con la mirada perdida
en el infinito de aguas turbias
apareciste de la nada con un gato entre las manos
había tormentas insaciables en tu nostalgia
tu sonrisa era ridicula
dijiste
ya no te amo
solemne como un profeta
fría como un cadaver
te fuiste sin decir nada
empacaste hasta la última estrella
de nuestra bóveda celeste
hincaste el puñal en la tierra
y la noche se hizo oscura
dejaste tras de ti la desolación
todo se derrumbó tras tu nuca
Xochitl
el chamán bajó los brazos
sabiendo que todo estaba en llamas
¿Por qué mataste al colibrí?


HISTORIAS FALLIDAS DE AMOR 01
2010/02/18

Desperté con los ojos embotados. Ya habían pasado más de ocho horas del ataque de migraña. Tenía reseca la boca. El teléfono timbraba pero yo era incapaz de tomar la llamada. Me sentía en depresión. La sensación de despertar metido en una burbuja, embrutece hasta al más diestro. Hacía frío. Seguía lloviendo. Lo supe cuando me levanté y unas gotas golpearon violentamente en el cristal de la ventana. Aún estaba oscuro, pero el cielo ya había tomado una claridad grisácea apuntalando el horizonte con un gris más claro. En la universidad, siempre había criticado a un maestro barbón que se tiraba a las alumnas. Era un tipo que le veía las nalgas a todas sus alumnas. Siempre me pareció patético. Yo en mi clase, tendía a ser muy parco. La mayoría de mis alumnos tenían apenas dos años menos que yo. Unos cuántos eran mayores. Y también estaba María. Una estudiante con unos senos impresionantes. Sus escotes me ponían nervioso, pero yo siempre confié en mi profesionalismo. Sin embargo esa mañana terminé la clase temprano. Aún tenía la boca reseca, y las ojeras delataban mi desvelo. María se acercó, serpenteando sus caderas. Me sonrió. Yo apenas asentí y tomé mi celular. María me preguntó si me sentía mal. Le dije que sí. Me invitó a desayunar. Propiamente rechacé la oferta y me alejé.

En el estacionamiento apareció. Me dijo que su auto se había averiado, que si le daba un ride. Ya en el auto ella me contó que era madre soltera. Que su madre se hacía cargo de su hija, y que ella quería ser una profesional exitosa. Me tocó la pierna. Ella me parecía toda culo y toda tetas. Detuve el auto en donde ella me indicó. Me dijo que yo le gustaba. Que mi cabeza revuelta, mis ojos grandes y mi barbilla le excitaban. Yo sonreí como idiota, sin saber exactamente qué hacer. A dos calles de su casa nos besamos. En un momento ella se deslizó el ajustadísimo jeans y buscó una posición óptima. Por un segundo dudé, pero el frío y el instinto se apoderaron de mí. Ahora era ella toda sexo. Yo estaba excitado. Me importaba un pito que una patrulla se detuviera. Cogimos con la habilidad de dos gacelas. Después de terminar, ella se acomodó su ropa. Comenzó a llorar. Me dijo que todos los hombres la buscaban sólo por sexo. Que tenía miedo de enamorarse. Yo tenía 26 años, ella 24. No estaba seguro si yo estaba enamorado de sus ojos verdes, o de la redondez de sus caderas. Sus labios rojos aún pedían mordiscos.

La historia de que era madre soltera era falsa. Lo supe cuando apareció el marido en mi retrovisor. Traía un bate, y todo el porte de un asesino. Ella bajó del auto aún llorando. Yo encendí el motor y me fui de ahí, alejándome por puro instinto de sobrevivencia. No tenía caso quedarme a que me partieran el mate en dos. Y no quise saber más de la universidad. Tampoco quise saber más de María. Quise tener migraña toda la vida, y sumergirme en ese universo de dolor que significa coger con la persona equivocada.

Seré un cabrón, y seguramente he destruido algunos matrimonios. Pero todo ha sido en defensa propia. Esa noche llovía y yo estaba asustado. La migraña anunciaba su regreso. Sonó el teléfono y era María. Me dijo que quería hablar conmigo. Colgué. Yo aún quería coger, pero me asustaba el hombre del bate.

Al otro día volví a la universidad. María me buscó en la oficina de maestros. Me había escrito una carta que no quise leer. Yo estaba frente el Director de Idiomas, presentando mi renuncia cuando apareció el marido de María. Salí de la oficina y le pregunté por su bate. Él me dijo que quería hablar conmigo. Le indiqué el camino a la cafetería, y le dije que en media hora estaría ahí. Él se fue apretando sus puños. María apareció diciendo que huyéramos. Le dije que fuera al aula 42, donde yo generalmente daba mi materia. Vi como serpenteaba su cuerpo y pensé que ella era realmente hermosa y sensual, una mujer con un sexo infinito.

Caminé por detrás de los edificios hacia mi coche. Estratégicamente me había estacionado fuera del plantel. Encendí el auto. Uno de los policías me sonrió mientras encendía un cigarrillo. Aún me dolía la cabeza. Sentía ese claro palpitar que sucede cuando estás a punto de tener una recaída. Comenzó a llover. Yo permanecí un momento en silencio, asegurándome que lo mejor era huir solo, sin María. No podía amarla, mis hormonas me estaban confundiendo. Tomé el volante y avancé mientras mi celular timbraba. Era María, pero no tomé la llamada, ni la volvería a tomar. Me detuve en un Telcel, y solicité mi cambio de número. Llovía rabiosamente. Volví a casa, oscurecí mi habitación, me metí bajo las cobijas, la migraña había regresado.


%d bloggers like this: