J.M.W. Turner

He estado escribiendo mucho pero he dejado poemas incompletos y textos inconclusos en estos últimos días. Y no es una crisis, absolutamente no. Sino que si pierdo la primera intención del texto prefiero pararlo ahí. Cuando reviso y reviso, estudio, omito, agrego, hago la corrección de estilo y tal un queda un texto acartonado, demasiado intelectual, lleno de frigidez. Siempre creí en la primera intención. Sobretodo en el trabajo creativo. El arte es muy subjetivo pero también requiere de cierta espontaneidad y crudeza. Esa ni opinión personal, tampoco es un dogma.

Estaba observando esta pintura y decidí compartirla en el blog. Y es que los que son muy cercanos a mi saben que el mar es mi droga favorita. De niño siempre quise tener un barco y ser pescador. Hoy me lleno de esa nostalgia y siempre que miro al horizonte en donde el cielo parece hacerle el amor al océano, mi mente me lleva a un paraíso que solo podrían entenderlo personas con IQ’s más elevados que el standard de la población. No tengo un barco al menos por ahora, pero si soy un asiduo navegante de esos mares metafísicos de los que tanto he hablado.

Esta es la primera pintura al óleo que el gran pintor inglés J.M.W. Turner expuso en la Royal Academy. Es una escena iluminada por la luna en la tradición de Horace Vernet, Philip de Loutherbourg y Joseph Wright of Derby. Estos pintores fueron los principales responsables de alimentar la moda del siglo XVIII para los sujetos nocturnos. Yuxtapone la fragilidad de la vida humana, representada por el pequeño bote con su lámpara parpadeante y el poder sublime de la naturaleza, representado por el cielo nublado oscuro, el ancho mar y las rocas amenazantes en el fondo. La fría luz de la Luna en la noche contrasta con el brillo más cálido de la linterna de los pescadores. Las siluetas irregulares de la izquierda son las rocas traicioneras llamadas «las Agujas» de la Isla de Wight.

Joseph Mallord William Turner tuvo esa maestría técnica y esa sensibilidad casi poética para robarme una lágrima anoche, con esta pintura. Sean buenos forenses y llénense de mar la mirada y sal y sol la piel. Siempre es sexy hacer el amor con las olas de fondo rompiendo la noche…

Debo reconocer que esta pintura representa una de mis tríadas básicas: La Luna, el océano y la noche. Bienvenidos a esta noche plutónica, forenses pastafaristas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s