MX17

Los oasis son tierras feudales que se desgastan con la erosión. Es casi inaudito gritar sin ser escuchado. La tundra resguarda olores antiguos, restos de batallas que se pelearon con rabia. Aún la tierra jadea de sangre. La sobrevivencia supone dolor. El dolor superado siempre nos dará crecimiento. Hay cielos que anuncian tormentas y grietas en el suelo que nos recuerdan la sed. El camino es agreste, pero fascinante. Sonreír como una arma contra la inanición. El poder descansa en unos pocos. Comienza el frío. Bajo las sabanas tibias está tu epidermis. Testigo infinito de mi deseo. Entre los jadeos también hay lágrimas. Y proximidades. Cebar el mate amargo bajo las luces de neón. Hay miedo en las pisadas del ministro. Los discursos son vacíos. La sociedad arde. Los corazones palpitan en adrenalina. Los ecos del pasado revolotean por mi cabeza. La esperanza debilita. La luna tiembla sobre la laguna. Te abrazo. Y cuando me besas también los lirios se mecen en un vaivén ineludible. Somos el fuego antiguo de las primeras estrellas. La bóveda celeste repta por las paredes cerebrales. Hay infinitos a la vista. Miopía sideral. Restos de agua. Los revolucionarios de este siglo anuncian sus batallas por la red. Como pidiendo ser aplastados. Las batallas son sin brazos. Sin ahínco. Hemos perdido la capacidad de soñar. La imaginación sangra. Los cerebros babean, o colapsan. ¿Podemos sentirnos libres en la celda?

There are no comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: