CHAU KIKI

Hace algunos días vi el comportamiento de Kiki diferente. Solo tuvo una muda de piel en su vida. Así que debido a eso, descubrí apenas hace un par de semanas, que Kiki era macho. 

Anoche estuve observándola, metí la mano al terrario y se levantó lanzando una mordida a mi mano. La moví a tiempo y no logró morderme. Ahora entiendo que me estaba diciendo chau. A su manera. 

Les parecerá increíble la historia, y es cosa que honestamente me chupa un huevo, pero Kiki se estuvo moviendo y subiendo al cristal como nunca lo hizo en sus casi seis años que vivió conmigo. Atípico comportamiento. Yo tuve una contractura en la espalda inexplicable. Mi terapeuta no pudo deducir cómo fue ni por qué me sucedió. Yo mismo no pude explicarlo. Ahora entiendo que comencé a sentir el adiós de Kiki. Aprendí mucho de ella, mi amada tarántula rosada. 

Y se quedó inmóvil, quieta en la historia, imborrable en mi vida. 

Buen viaje Kiki. 

There are no comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: