CICLOS Y CÍCLOPES

Hoy ha sido uno de los días más extraños de mi vida. Y cuando me refiero a extraño, quiero decir que juego con muchos sentimientos encontrados. Y es en donde involucro a la gente que existe en mi vida. Al pequeño núcleo que siempre está alrededor de mi. Siempre he sido un tipo cerrado, antisocial hasta más no poder, errático, observador, instintivo, silencioso…

Le dije chau a un auto que tuve durante años. Un compacto que tenía un valor estimativo muy grande. Al venderlo, desde la negociación casi inflexible de mi parte, hasta la forma de pago, se me agolparon infinidad de recuerdos. Porque a las cosas le damos un valor por las vivencias, y no por lo que en realidad cuestan. Mamá sabía muy bien eso, y me lo transmitía en cada una de sus acciones.

¿Cómo olvidar que mamá y yo fuimos juntos a la agencia y ella lo escogió? Las veces que ella se subió a él. O cuando Simona, mi perrita, tuvo su primer paseo en auto. Cuando lo usé de casa en Oaxaca porque recién había llegado a esa ciudad y tenía conmigo solamente mis cuadros y mis sueños (y creo que 20usd en el bolsillo).

Chevy

Es solo un auto, y les puede parecer estúpido mi post (cosa que me chupa un huevo), pero a mí me afecta de alguna forma, me toca fibras el hecho de haber vendido el auto, porque con él se van historias, momentos en la línea de tiempo, que es  mi tiempo, el que tengo en este planeta y en este país…

Desde que no acepté el efectivo de mano, por miedo a que los billetes fueran falsos, o me secuestraran a dos calles y me quitaran el monto, hasta dudar de una transferencia bancaria y cerrar la operación dentro del banco. Así  las cosas. Le tomé una foto al auto, y lo guardé, como guardo tantas cosas en mi mirada y en mis recuerdos.

Tal vez soy un viejo prematuro, y pido a gritos que me saquen al parque a tirarle migas a las palomas. Pero en realidad lo es todo. Son las fechas decembrinas, los recuerdos, la ausencia de mamá, la caótica ciudad y sus entrañas, la gente que a veces me cansa…

Hoy tomé una clase de Yoga para relajarme, tomé una clase de Calistenia para potencializarme, no quise entrenar  Crossfit; hablé por teléfono con papá, con mi hermana, para pedir apoyo, sin decir nada, solo para escuchar que alguien me dijera que todo saldría bien, sin decirlo; cuando a mitad de la noche me doy cuenta de que nada está bien, o que sí lo está, y casi no me doy cuenta.

Finalmente lo ciclos se van cerrado de a poco. Se nublan los cielos, o el Sol reporta extraña actividad y la ciencia se vuelve loca tratando de explicar nuestro inexplicable origen. La vida es esto, jamás nos vamos a llevar un auto cuando muramos. Pero sí todos los recuerdos, de lo que vivimos en él, con él, y sin él.

No pasa nada. No sé ni porque estoy escribiendo esto. Solo hoy me sentí solo y asustado. Pero mañana será otro día. Y es probable que amanezca vivo. Si es así, después postearé cualquier otra cosa, porque el blog no se cierra, aunque se me cierren los ojos, mis adorados cabrones.

¿Por qué he titulado el post “Ciclos y Cíclopes”? Por ninguna razón, pero el título sonaba casi a literatura… Ustedes perdonen mi cinismo…

 

There are no comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: