BLOG 2.0

Ha pasado tanto desde que no me acerco a mi blog. Pero el blog ha sido parte de mi vida, desde antes que YouTube tuviera anuncios, o cuando todos éramos amigos de Tom en MySpace y gastábamos horas y horas cambiando la apariencia de nuestros profiles con códigos de HTML y nacía con mucha fuerza Suicide Girls. Yo ya tenía un par de blogs y ganaba lectores de forma inexplicable.

Compartí cuentos, injusticias, poemas, fragmentos de mi diario, cortometrajes, programas de radio, podcasts, desilusiones, idioteces, lágrimas, fotografías, algunos viajes… siempre algo de mi.

La vida es una cabrona, y esta gran frase llena de verdad no es mía, pero siempre la pienso. Es de Arturo Ripstein, un grandísimo cabrón.

Cerré blogs que ya no quise administrar, proyectos que me entusiasmaron hasta el desvelo, hasta las noches de insomnio, y cumplieron en su momento su misión, y terminaron, como todas las cosas buenas que tienden a terminar. Pero este blog no lo he cerrado. No entiendo aún por qué. Tal vez porque le tengo un gran cariño, tal vez porque era el único blog que leía mamá, y que papá merodea de vez en cuando para saber en qué estoy.

Y no me estoy despidiendo ni tampoco calculo que lean todo este post, largo, desarticulado y no del todo tan sin sentido. No.

Sucede que alguien me ha escrito, una especie de Doppelgänger, y no supe qué contestar. Porque a veces tiendo a ser un antisocial. O no entiendo por qué a veces tardo en contestar. Pero desde acá te contesto Juan Francisco H. Rodriguez: Gracias totales.

Me puse a revisar mis estadísticas, y encontré que aún tengo visitas, a pesar de que he dejado de postear.

¿Será que tengo más visitas cuando no escribo que cuando escribo regularmente? No lo sé.

Siempre he tenido problemas de atención, y me aburro rápido de las cosas. Por eso creo en el trabajo de “primera intención”. No concibo ninguna obra plástica o artística sin que sea trabajo de primera intención. Claro que en la plasticidad existen etapas creativas, pero en la literatura, en la poesía, valoro el trabajo fresco de la idea primera. Detesto los textos estudiados, y las correcciones de estilo. Los detecto de entrada, y es la literatura barata, la mediocridad de escritorsuchos, escribanos sin talento. El oficio es uno, y el talento otro.

Después de lo de mamá, no he podido terminar un solo texto. Los dejo a la mitad y después termino por borrarlos. Pero volveré a lo que soy. Sacaré mi cámara, mi caballete, y mis poemas.

Pero dicho sea de paso, retomaré el blog, no entiendo bien por qué, ni para qué, idéntico a cuando lo abrí, y quiero que quede asentado en el acta, Su Señoría.

A vos, mamá, siempre.

2 Responses

  1. No deje de escribirlo. Siempre es grato leerlo 🙂

    • Gracias 🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: