ECDISIS

Estos días han sido complicados, absurdos, de tráfico, de calor. A veces me imagino a un baboso saliendo de su coraza y exponiéndose al sol cuando me estoy derritiendo dentro del auto, con el sol arriba recordándome que la vida es una cabrona, justo en el medio de tráfico, intentando, ya no llegar a tiempo al trabajo, sino intentar ya no llegar tan tarde.

Sin duda, vivir en la Ciudad de México puede ser un fastidio en la medida que pasan los días. Siempre hay caos, siempre existe una traba para llegar a tu destino con una sonrisa. Y no estoy exagerando. Solo basta mirar la cara de malcogidos que llevan todos por las mañanas en el periférico para dar cuenta de ello.

Anoche, mágicamente, el tráfico era mínimo, al menos por la ruta que uso diario desde la Colonia del Valle a Ciudad Satélite. Llegué a casa y descubrí que Kiki está en pleno “mea culpa”. Es decir, está justo en el proceso de cambio de exoesqueleto.

 

No sé cómo sentirme. Los procesos de vida y muerte me lastiman. Y sé que esta semana he estado hablando acerca de Kiki y mis mascotas, y seguramente están podridos de leer de lo mismo, pero es algo que de alguna manera me tiene preocupado. En fin. Apenas puedo lograr ver lo que muestro en el video. Y espero que el dios de las tarántulas haga lo suyo para que Kiki salga de este proceso tan doloroso, firme y de pie, como un vendedor de BonIce®

There are no comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s