FELIZ SAN VALETIN :S

El amor. Vaya palabra. “Me gusta cuando estás en estado de coma, porque estás como ausente.” Bien, si existen momentos cursis, este día es uno de ellos. Festejamos porque la mercadotecnia así lo dicta. Festejamos y regalamos chocolates para que nuestras novias se llenen de barros o de lonjas. Y eso es terrible. El amor va un poco más allá de todo esto. Supongo que el amor, el verdadero, el de antaño, es más grande que tú y que yo. Puedes ver a las parejas tomados de la mano, con unas rosas, un globo en forma de corazón, paseando idiotamente por las plazas, los parques, por las avenidas. Y es patético. No es que sea un grinch del amor. No, para nada. Aún me considero un tipo romántico. De verdad. Me gusta hacer el amor, y mucho. Sencillamente pienso que días como estos son patéticos. ¿Por qué?

He pasado días como estos con alguna mujer que años después, jamás volví a ver. Es curioso, la gente se promete amor eterno, y como decía Sabina: “(…) qué poco dura la vida eterna”… Con el pasar de los años en una relación se va terminando de a poco la magia, la pasión. Y queda, o la costumbre, o el amor. El hombre, como es sabido, es un animal de costumbres. Y hoy por hoy, la gente en su mayoría tiene pánico de estar sola. Entonces puedes ver a parejas que no durarán más de dos semanas. O de un mes. El tiempo es relativo, pero sabes de antemano que son relaciones que no durarán.

Poetas que escriben cartas de amor bellísimas, con la esperanza de coger. Y no cogen. Mujeres que sueñan con su príncipe azul. Pero en realidad andan con un latino panzón y cervecero, que sólo quiere coger.

Pero hoy es el día de San Valentín. Los cafés, los restaurantes están a reventar. También los moteles. Y todos fingen que aman y que son amados. Como fingir un orgasmo. Mañana termina la euforia y todos regresarán a lo cotidiano del amor. De cuando ella se deja engordar para joderlo, y él se tira gases por toda la casa. La vida en matrimonio, esas cosas. Qué bello es el amor.

A mí me gusta cuando la NASA busca vida inteligente en otros planetas. Siempre se me agita algo en mi interior con la esperanza de que ahí esté el amor de mi vida, esperando por mí, con su lencería y su maldad, lista para comenzar la danza del amor, entre jadeos y cortoscircuitos.

Feliz San Valentín, forenses.


 



There are no comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: