SIMONA Y FÉLIX

Vivir solo ya es una delicia. Pero también supone momentos tristes. Momentos en que se añora a la familia, o a la persona amada. Yo en mi caso, llevo más o menos 14 años viviendo en plena soledad. He tenido mascotas y novias que han ido quedando atrás, como fantasmas vagabundos, congelados en el tiempo, quietos en la historia. Hoy mi realidad no dista mucho de lo que fue al inicio. Y sin embargo tengo a mis hijos. Ellos son Simona y Félix (A Kiki ya le hice un POST reportaje de cómo cambió de piel, por lo tanto ya la conocen) Y es que señores, no podría imaginarme vivir sin estos dos adorables seres. Félix, como sucede con todos los felinos, es una estrella. Sabe exigir sus derechos. Y Simona es una niña consentida. Es un corazón con pelos y patas. “Cuanto más conozco al hombre más amo a mi perro” Διογένης ὁ Σινωπεύς Diogenes ho Sinopeus.

Y es que señores, me he decepcionado de gente a lo largo de mi vida. Siempre he esperado mucho, y el telón cae. Pero tengo la seguridad, que Simona y Félix jamás me van a traicionar. Cada mañana me reciben con sus miradas tan inocentes. Cuando regreso a casa, ahí están, listos para asediarme, jugar, y dar amor. Jamás habrá maldad en cada uno de sus actos. Jamás habrá doble intención. Jamás habrá mentiras. Yo puedo perdonarle a Félix que agarre mi suéter favorito y lo use como colchón, o a Simona que coja mis pantuflas y las mastique mientras no estoy. Lo que jamás podría perdonarles, es que me abandonen. No podría vivir en un mundo sólo de humanos. No tendría la fuerza ni la inspiración para enfrentar a tanto-hijo-de-puta que anda suelto.

Si un día amanece, y la vida cumple su ciclo, y la muerte hace su estúpido trabajo, cierro definitivamente este blog, y me alejo un tiempo. Y no es cobardía, forenses. Es sólo que vivir en un país que supone un reto de sobrevivencia (podemos caer abatidos en cualquier momento por una bala perdida gracias a la estúpida guerra que inició FCH en contra de la delincuencia organizada), o en una sociedad cada vez más enajenada, degenerada; como diría Zapatero: no mola.

En la medida que convivo más con seres no humanos, tengo la fuerte necesidad, la inspiración necesaria de intentar ser un mejor ser humano cada día. “Yo no podría vivir en un mundo sin poesía, porque la poesía salva al tiempo, salva al instante. Sin matarlo, sin quitarle su vivacidad, lo presenta y lo fija. En la poesía hay una unión transitoria entre fijeza y movimiento, entre lo permanente y lo instantáneo.” Octavio Paz.

Y que conste en un acta Señor Juez.

 

4 Responses

  1. esos peludos son la onda!!!!!

    • Son la onda, sí, y mi fuerza muchas veces… Gracias Iran.

  2. Soy un activo pero discreto lector d este blog, y gracias a expresiones “textuales” como la anterior empieza a surgir la necesidad d plasmar mi sentir (aunq dudo q d una manera tan genial) en un blog propio o solo hacerme citar en un twiteer.

    Muchas gracias x tu texto

    • Gracias caballero. Le dejo un abrazo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: