ECDISIS DE KIKI: PROCESO

Anoche que llegué a casa, hice lo que siempre hago. Besar a Simona y Félix, alimentarlos, jugar con ellos. Después fui a revisar el terrario de Kiki. El comportamiento de Kiki me desquicia. Sí, me trastorna totalmente. Me llena de pavor. Llevo meses preocupado. Me he documentado a fondo para entender el porqué Kiki (mi tarántula) ha decidido dejar de comer (aproximadamente desde Octubre del 2009). Existe registro de esta especie (Grammostola Rosea, o mejor conocida como la Tarántula Rosada) que han dejado comer por un año; y sin motivo aparente, vuelven a comer. Documenté en video como Kiki rechazaba a los pinkies. El video lo puedes encontrar AQUÍ. El 26 de Febrero del 2010, hace casi dos meses y medio escribí en el blog acerca de su muda de piel, con detalles y fotografías de cómo Kiki tejió y tapó totalmente su nido. El post ACÁ Es decir, Kiki tiene una muda de piel retrasada. Generalmente se abstienen de alimento un mes como máximo (Kiki lleva 6 meses sin probar bocado) antes de comenzar a cambiar de exoesqueleto. Cosa que no sucedió. Hasta hoy. Escribiré pues el proceso, para lo que tienen una tarántula por mascota, y quieran entender paso por paso la evolución y el desenlace de este duro proceso que supone su crecimiento. Mi preocupación es que Kiki ha llegado obviamente desnutrida. ¿Sobrevivirá? Veamos…

Hay ciertos indicios que nos pueden ayudar a saber si nuestra tarántula mudará:

– Suelen dejar de comer cierto tiempo antes. Este periodo de tiempo variará según el tamaño del animal. Muchas veces dejaran de comer sin ser esto objeto de la llegada de la muda ya que puede que simplemente este saciada y reinicie su alimentación en breve.

– Las especies con pelos urticantes suelen mostrar una calva en el opistosoma (abdomen), el cual irá oscureciendo al acercarse el momento y esto es debido a la creación del nuevo tegumento bajo la vieja piel.

– En especies arbóreas o escavadoras podremos intuir el cambio gracias a que estas se encerraran durante un largo periodo en su madriguera.

– Se mostrará más tranquila y menos agresiva.

– Mostrara colores más pálidos de lo habitual.

El proceso de muda

Cuando llegue el momento la araña creará una “cama” con telaraña y se tumbará boca arriba. En especies terrestres como T.blondi o L.parahybana esta cama será reforzada con pelos urticantes para evitar el acercamiento de posibles depredadores (durante el proceso estarán completamente indefensas ante cualquier peligro).

 Una vez tumbadas podrán mantenerse en esta posición durante bastante tiempo, después el cefalotórax empezará a abrirse y nuestra araña iniciará el desprendimiento de la vieja piel (este proceso puede duras varias horas). Una vez se desprenda del exoesqueleto podremos notar un crecimiento de nuestra tarántula, exceptuando el abdomen que se mantendrá del mismo tamaño produciendo un efecto de delgadez. También notaremos un cambio de color (el animal estará blanquecino) este tono irá oscureciendo con el secado del nuevo exoesqueleto al contacto con el aire, mostrando finalmente unos colores más vivos que los que tenia anteriormente. Una vez terminado este proceso la tarántula quedará boca arriba durante un tiempo y luego se levantará.

Empieza el secado de la nueva piel y con él nuestra araña realizará raros movimientos y posturas para evitar que su nueva “armadura” se quede rígida e impida su movimiento.

Las spiderling realizan el cambio en mucho menos tiempo, la duración del proceso suele estar directamente relacionada con el tamaño del animal.

El momento preferido para realizar la muda será durante la noche, a pesar de esto, recomiendo encarecidamente la observación de este fenómeno.

Temperatura e higrometría (humedad)

La temperatura y humedad del terrario serán decisivas. Si pasamos por alto estos dos factores podremos ocasionar lesiones o la muerte del animal.

La humedad: es un elemento determinante, con un leve aumento de ésta facilitaremos notablemente el proceso. De hecho, una tarántula siempre buscará el lugar con la humedad más adecuada para mudar, aún siendo especies de clima seco.

Ejemplo: si mantenemos una Brachypelma smithi debemos proporcionar una humedad de un 60-70%, esta humedad la deberemos aumentar al menos hasta un 75-80% durante la muda para garantizar el éxito de la misma. Una vez finalizada deberemos devolver la humedad a sus niveles normales.

La temperatura: es también un factor a tener en cuenta. Tenemos que procurar que durante el cambio de piel ésta sea constante, con los mismos niveles que ha sido mantenida la araña el resto del año. No deberíamos aumentarla ya que aceleraríamos el secado de la nueva piel. En el caso de B.smithi la temperatura seria de unos 28º-30ºC durante el día y 25ºC por la noche, siendo en la noche cuando suelen mudar aprovechando que en la naturaleza la temperatura es menor y la humedad mas alta (Esta temperatura sólo será válida para B.smithi y alguna otra Brachypelma, no debemos generalizar, cada especie requiere sus grados de humedad y de temperatura. Una T.blondi se vería perjudicada con estos parámetros).

Alimentación después de la muda

No deberemos alimentar a los ejemplares adultos hasta al menos 20 días después de realizar la muda y 5 días para las spiderlings (neonatos). Es posible que acepten alimento antes, pero nos arriesgamos a que pierdan un colmillo o se lesionen una pata intentando huir o capturar al animal al no estar totalmente secas.

Pasado este periodo probaremos a darle un grillo, el cual normalmente aceptarán ansiosas, si no es así lo retíramelos y probaremos al día siguiente.

Complicaciones y soluciones

Cuando las condiciones en las que se realiza la muda no son las adecuadas esto suele desencadenar alguna o varias de estas situaciones:

– Pérdida de uno o varios miembros (falta de humedad).

– Muerte del animal, debido al desgaste sufrido intentando salir de la muda sin éxito (desnutrición).

– Imposibilidad de desprenderse por completo o parcialmente de la muda, producido por los dos factores anteriores o una temperatura excesiva.

Soluciones: Si la encontramos a tiempo mientras realiza la muda y vemos que no puede sacar una o varias patas, debemos aumentar notablemente los factores de humedad y esperar a que ella sola consiga zafarse, si no es suficiente humedecemos la zona donde se encuentran pegadas con agua tibia utilizando un pincel e intentamos retirar la parte de muda que ha quedado pegada. Si con esto no es suficiente podremos añadir, al agua, glicerina o aceite y probar de nuevo. Cuando nada de esto funcione dejaremos que el animal se las apañe solo. Si después de dos semanas sigue encajado en la muda debemos amputar la pata, es una operación complicada y peligrosa sobre todo en ejemplares agresivos. Cogeremos unas tijeras y cortaremos entre el tróncater y la cadera, para detener la perdida de hemolinfa; existen varios métodos, podemos taponar la herida con cualquiera de los siguientes metodos: nitrato de plata, papel de fumar, vaselina, azúcar glasé, cola epoxídica o un par de gotas de cera (tiradas desde una altura suficiente para que la araña no se queme y sufra aún más de lo necesario).

Otro caso muy común es que la araña se quede pegada por la parte del abdomen a la muda (que fue el caso de Kiki, y tuve que operar), normalmente esto no suele ocasionar grandes problemas ya que la araña será capaz de desprenderse por ella misma, si no es asi, no debemos nunca tirar debido a la fragilidad de la piel abdominal, con unas tijeras cortaremos el resto de la muda (en caso de estar entera) dejando la parte pegada en la araña y quitando el resto, confiaremos en que se desprenda sola o se solucione en la próxima muda.

Cuando una araña llega a la muda desnutrida poco se puede hacer a parte de subir la humedad y esperar que todo salga bien.

La parte negra de la última foto, es la parte del vientre que no se podía desprender. He cortado cuidadosamente y extraído el exoesqueleto viejo. Me siento tan afortunado en haber sido parte de este proceso, y feliz por la maravilla que supone la vida. Kiki tomará aproximadamente en endurecer su nuevo exoesqueleto un par de días, y aproximadamente 20 días, en volver a comer.

Ya ha amanecido, el proceso duró toda la noche (aproximadamente 6 horas) y mi Kiki descansará todo el día. Yo debo hacer lo mismo. Me voy a la cama. Gracias Dios, por dejarme testificar una vez más lo increíble que es la vida. ¿Quien dijo que crecer no duele?

 

One Response

  1. […] y muy delicado para ellas. Hace casi 4 años cambió de piel y lo documenté cuidadosamente. https://m2atk.wordpress.com/2010/04/12/ecdisis-de-kiki-proceso/ Así que ahora, está a punto de comenzar ese proceso. Dejan de comer por meses antes de ello. Hace […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: