MARTES DE RECUERDO

El simulacro del fuego, de la varita de vainilla, del mate por la mañana, o del asado de domingo. Es el todo en un invierno que atraviesa mi piel como una aguja. Las manos las tengo heladas, la calefacción se ha averiado. Ella Fitzgerald susurra algo, Louis Armstrong canta como un lamento. La mañana es fría. El refrigerador contiene las cosas que podrían podrirse. Pero nada se pudre en este frío de mierda. Ni las moléculas, ni las cargas eléctricas de mis desvaríos mentales. El motor de un auto cruza el espectro. El sol tiembla apenas perceptible detrás de las nubes grises y moteadas de frío. Esta mañana no le daré permiso a las lágrimas que quemen mis mejillas. Esta mañana no me joderás tristeza. Te atrapé cabrona. Un avión cruza el horizonte. Vuela hacia donde las flores escupen sangre. Ese avión va hacia el recuerdo de mi tío Sergio.

There are no comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: