JESÚS NO NACIÓ EN NAVIDAD

Enciendo la computadora mientras un avión rompe el silencio de la madrugada. Los oídos me duelen, las anginas las tengo inflamadas. El ordenador avanza de lo más normal, Simona y Félix dan vueltas jugando. Las luces de mi Árbol de Navidad aún tienen la resaca navideña. Mis regalos son varios. Me gustaría que diario me dieran regalos. Pero no siempre es así. Navidad es una vez al año, y me dan regalos como si fuera yo el que nació y no Jesús de Nazaret. Aún cuando los estudios dicten que Jesús no pudo haber nacido en estas fechas, ya que el invierno en Nazaret impediría a los hombres con sus rebaños campar, y un niño en un pesebre moriría sencillamente congelado, con temperaturas de menos veinte grados centígrados. Pero las festividades se unieron alguna vez al nacimiento del dios Saturno. Las fiestas paganas romanas, con las fiestas romano-católicas. Me gusta ver al idiota de Santa Clous, intentando entrar por la chimenea de las casas de Latinoamérica. Sencillamente no hay chimeneas, y tampoco hay nieve. Jesús no nació en Navidad. Es un secreto a voces, es algo ya sabido. Pero sí Jesús viniera en Navidad a mi casa, yo le daría mis regalos, lavaría sus pies, le daría un ponche tibio, un mate, un café, un vino, y nos reiríamos mucho de ese gordo idiota, vestido de rojo, diabético o con problemas en la tiroides, sentados frente al árbol, hablando de Saturno; y comeríamos pavo, pensando que la Navidad de alguna manera hermana a las multitudes, excluyendo, claro está, al tercer mundo.

There are no comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: