CUENTO: EL HOMBRE RANA Y LA SEÑORA GERTRUDIS

El Hombre Rana levantó sus ancas, y con un movimiento ágil brincó a la casa contigua, donde la Señora Gertrudis, pestañeaba frente al espejo mientras se untaba de miel los senos. Sin embargo el Hombre Rana en ese momento comenzó su mutación. “Ahora seré abeja” se dijo el Hombre Rana, dando entrada así a la […]