LA SEÑORA SIN TETAS NI SONRISA

Tengo la lengua cansada de tanto lamer esperanzas absurdas. El verdadero problema radica en la posibilidad de lo imposible. Intentar tomar medidas reales de una nube, ordeñar vacas con tetas de color violeta o gritar que te sientes Jesucristo en plena misa con cardenal pedófilo y acólito resentido. La memoria no da para más. La noche fue un poco de sueños que no logro develar. Mi mañana anuncia estrés y ritmo propio de ciudad de México. Yo me estiro en la cama como gato. Dormí con el televisor encendido. Aún un tipo habla de la próstata vencida. ¿O hablan de una escaladora que con cinco minutos al día te modelará las nalgas al estilo de Monique Fuentes? Si dios se asomara esta mañana de su nube, yo sonreiría toda la vida. Afuera una señora camina sin tetas ni sonrisa. Trae biblia y revistas Atalayas. Toca de puerta en puerta. Si hubiera tenido mejor cuerpo, estaría bailando en algún burdel, lo sé cuando abro la puerta sonrientemente y le digo que soy budista.

There are no comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: