ESTRELLAS LIQUIDAS

La tarde quema como mirada de felino. El minutero me dicta que debo de ducharme. Es la levedad del ser. Ya casi es invierno. El otoño ha traído consigo viento y resequedad en la piel. Tengo que untarme de crema los brazos, y la sonrisa. No quiero avanzar a tientas esta noche. Quiero buscar una copa de vino, o por lo menos un mate en la nevera. El desierto palpita en alguna parte del mapa. El tráfico escandaliza mis nervios. Yo debo estar en una junta en cualquier momento. Debo de crecer, y hacerme hombrecito. Mi cabello habla de las ideas más absurdas. Tengo las uñas sucias, y los colores han quedado embarrados en la tela. Hay un cuadro que aún no termino. Tengo sed pero no eructo. No hay motivo para la alarma. Estoy adormilado. Ya habrá tiempo para una siesta. Debo de seguir matando orcos en la ladera más próxima. No tengo idea cuánto durarán estos mil años. Me arde la garganta. Añoro que de mis ojos salgan fotones que se incrusten en los rinocerontes que imagino todo el tiempo. Aún no hay manantiales en los desiertos de tu mente. Pero ya inauguraremos una tienda de agua embotellada. O un grifo de donde salgan estrellas líquidas y mitiguen por fin tu sed.

One Response

  1. Me encanta!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: