DERROTA

Es la tarde que llega como libélula, o quizá sea lo gris de mi estado de ánimo. Quizá sea un poco la saciedad de un fin de semana que ha terminado. Recojo partículas de luz por las rendijas de mis ojos. También un poco de recuerdos que acuño pacientemente en mi cráneo. Mi cerebro sigue siendo una pelotita de naftalina. Creo que la visión borrosa se debe a un par de lágrimas que intentan brotar. Me asusta pensar que mi cerebro corre sobre silla de ruedas. No debe ser necesariamente así todo el tiempo. Escojo un puñado de pensamiento que introduzco nuevamente en mi sonrisa. Tengo unas ganas locas de atrapar nubes con los dedos. O de reptar sobre la piel de un mamut. Quizá esto se deba únicamente al asteroide invisible que se aproxima a mi lucidez. Quizá me estoy derrotando antes de matar dinosaurios extintos. O quizá sea el insomnio que me ha dejado temblando.

There are no comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: