DE CUANDO VOY AL STARBUCKS

No es para menos, pero cuando me ven venir los empleados de Starbucks, se llenan de júbilo. Y creo que yo me pondría igual, al verme llegar. Porqué además del carisma que me caracteriza, siempre tengo una puntual broma para cada uno de ellos. Comentarios que les arranca la sonrisa… Por un tiempo fue mi centro de operaciones. Me citaban ahí mis clientes y amigos. Pero generalmente voy solo. Siempre es bueno parar el auto un momento, tomarse un café, y relajarse un poco.

Ahí he inventado mis frases más famosas en mi Twitter, como por ejemplo que no me cabe la polla en los calzoncillos, etc. Lo único que me caga del Starbucks (Arboledas) son los tipitos del Valet Parking. Son inofensivos, y también quiero suponer que son buenas personas. Pero la alegría por verme, siempre se manifiesta con bromas que nunca me hacen reír, que es más, me da ganas de patearles los testículos. Frases como: “Ya llegó mi Harry Potter” o “Qué milagro güerito, ya nos había abandonado” Güeritas mis pelotas (de verdad, esas no las asoleo.) Lo que pasa es que se empeñan en ser simpáticos conmigo, y eso me pudre, me acaba, me mosquea… Uno me dijo: “Usted es como científico o escritor, se lo nota mi jefe” Pero siempre contesto con lo mismo… “No, para nada, solamente soy un asesino serial.”

Pero bueno, al final son personas que se ganan la vida, y aunque no me diviertan en absoluto, debo agradecerles que me tienen paciencia, ya que en más de dos ocasiones, no he pagado el Valet Parking, porque sencillamente se me ha olvidado la billetera… y me tienen paciencia… y además me quieren dar a sus hermanas… de verdad, real. Una vez salí, sin darme cuenta que no traía nada de efectivo. “¿Qué cree comandante?, me he olvidado el dinero, pagué con tarjeta” Y nunca hubo una mala cara, nunca. Sino que además de todo me dice: “Le digo, ustedes los artistas siempre son muy distraídos, lo que usted necesita joven, es una muchacha que lo cuide, va a ver, le voy a presentar a mi hermana, a ella le gusta todo eso de las bellas artes, ya ví sus libros que trae en el auto; en una de esas hasta emparentamos”. No quiero imaginarme a su hermana, y menos si se parege a él, augh! Siempre sonrío y le digo que para la próxima me “pongo a mano”.

No es que esté mal, no. Sino que de pronto ellos quisieran saber más acerca de mis actividades privadas. ¿Porqué? ¿A que obedece esa particularidad? Quiero pensar que la gente es amable siempre, con todos. Pero también pienso, que si el tipo del Valet Parking quiere presentar a su hermana con todos, pues ya me empieza a sonar como un cafisho.

El aroma del café me relaja. Puedo abrir mi teléfono y escribir idioteces en el Twitter, actualizar mi status en el Facebook, o simplemente quedarme casi inmóvil, y darle pequeños sorbos a mi Skinny Vanilla Late. He escrito cuentos como TEXTOS ESQUIZOFRÉNICOS: ADOLFITO, EL OSO, LOS JUDÍOS Y LA SALSITA BBQ. Ahora que estoy escribiendo esto, pienso que lo único que necesito es un Vainilla Late (tall) para relajarme, y regresar a la cama. O hacer el amor… El insomnio me está matando.

Así que nada, veremos qué tal se me da el día de mañana; si me paso por el Starbucks, prometo mantenerme fiel a mis principios, seguir siendo un super héroe, seguir creyéndome el ombigo de dios, seguir con esta bazofia de blog y, no sé, seguir con mis impresionantes erecciones que deshuevarían a cualquiera. Lo típico. Lo de siempre…

There are no comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: