YA NOS LLEVÓ LA RIATA

Anoche llovió como nunca. La gente cambiaba su cara, de la risa a la preocupación, al histerismo, y a la angustia, en menos de 5 segundos. Supongo que mi cara también cambió. Sencillamente estar en el restaurancito, era refugio idóneo para resguardarnos de la lluvia. Lo preocupante fue cuando todos los meseros y meseras, corrían para impedir que el agua entrara. Pero entró, y entró con ganas. Casi a la rodilla. La gente comenzó a subirse en las sillas. El héroe de la noche era un boy scout. Como de 45 años. Caminaba por la calle, que era un río, y regresaba; traía informe de la situación afuera. Me preguntó qué coche traíamos. Un Hummer, dije humildemente. Pero después corregí, un Neón. “Aún no se lo lleva la corriente”, me dijo. 

Mi primer pensamiento fue para Simona. Me daba igual que se hubiera metido el agua y se hubieran arruinado mis libros. Me daba igual mis zapatos, o mi ropa. Pensaba en Simona. Porque si el agua entraba y subía 40 cms. sobre el nivel de piso terminado, seguramente los cables que conectan a la computadora, la televisión, etc., estarían sumergidos. Y Simona podría morir electrocutada. No tenía humor, ni entusiasmo de seguir cenando. El agua nos llegaba literalmente a las rodillas. Había gente de muy baja de estatura que el agua le pudo haber llegado al cuello, o al pecho, pero eso no me importaba. No vi a ningún enano cuando entré, así que es algo que no me preocupaba. Aunque debo aclarar que si eres enano, es recomendable que aprendas a nada cuando antes, porque las inundaciones se pueden estar dando constantemente, ya que hemos jodido la temperatura del planeta. Y los gobiernos no vas a gastar en desazolvar las líneas del drenaje.

Así que como pudimos salimos del restaurancito. Un mesero se llevó cargando a mi acompañante. Ambos cayeron al agua. No me quise reír, porque no era justo. Así que seguí caminando, justo atrás de ellos. El mesero se disculpó conmigo. Pero la lluvia no cesaba, y no sé si ella le dio propina o no, pero en esos casos, no importa la propina, sino salvar nuestras vidas. No pudimos llegar a mi casa, porque las calles estaban cerradas, el tráfico entorpecido, y las calles inundadas. Así, que decidí bajar del auto, y caminar por las corrientes de agua que reinaban en las calles. Mi casa no sufrió daño alguno. Simona estaba asustada, sobre mi cama. Yo salí, con mi cámara en mano, para filmar la corriente del río Nilo. Pensaba en las plagas de Israel, pensaba en el Tigris y el Éufrates. Pensaba en el Mar de Plata, y pensaba en el Diluvio. Pero Dios prometió no volver a ahogarnos. Así que dije, bueno, espero que no hayas cambiado de opinión.

Mientras arriba, en los cielos, se escuchaba una legión de ángeles que cantaban: “Ya nos llevó la riata”…

2 Responses

  1. pues si que los llevo… que pena que cosas como estas sucedan y mas en zonas donde se supone contamos con el sistema de drenaje, que si no… ahora es como para ponerse en los zapatos de las personas a las que les pasa todos los anios en la temporada de lluvias… me acuerdo que hace dos anios tambien se inundo, pero no llego a afectar los coches de esa manera, yo ayude a limpiar una de las casas y recuerdo que los seniores lava sillones se sacaron su buen billete de lo que cobraban por lavarlos y si lo multiplicas por cada casa, esta vez se van a hacer millonarios, espero que por lo menos no cobren tan caro y que se repongan pronto los de valle dorado… las casas de rosario que son de las personas que conozco y recuerdo con carinio… la barbacoa!! la era!! y mi tintoreria😦 … ANIMO! y tu que estas ahi, si se te cruza por el camino, diles a los de rosario 231 que Abi desde Israel les manda su apoyo y carinio. Gracias!

  2. Estoy realmente en shock, y muy triste… Es una situación agridulce por que mi oficina esta sobre cruces… y no paso nada extraordinario todo esta muy bien…

    Pero, es agria…triste… por que conocidos un amigo mio, vive por ahi en la zona del problema su casa, sus papas, su oficina ahi tambien …

    Y si! es problema del gobierno no de las lluvias, TIENE QUE LLOVER mi conflicto interno es que llovieron miles de millones de litros y nada de eso se aprovechó ni uno, solo querian deshacerse de tanta agua… drenarla para que afectara lo menos posible. Una madrugada de 6 a 7 de septiembre llovio en area metropolita y df lo suficiente para llenar 13 veces el estadio azteca Y NOSOTROS CON PROBLEMAS DE ABASTECIMIENTO.

    Que tristeza, la situacion del drenaje y el poco aprovechamiento de nuestras lluvias, sequias, y el cutzamala… en un nivel tan bajo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: