KIKI, ESA CHICA TAN MALHUMORADA

Ya te estarás preguntando ¿Quien es Kiki? ¿Con qué idiotez nos saldra hoy este lacayo? Pues nada, entrando en materia, y para los que me conocen o son asiduos lectores míos, saben que mi vida la comparto con 3 seres extraordinarios: SIMONA, ROCCO y KIKI. ¿Que porqué nunca hablé de Kiki antes? Bien, porque es una chica un tanto malhumorada, inestable, absurda en muchas ocasiones, y sí, un pedazo de cabrona. Había pensado dedicarle un Viernes Fotográfico, pero por causas de fuerza mayor, he sido orillado a hacerlo hoy. Y como buena dama, caprichosa la mayoría de veces, ella presionó tanto para tener un post, que heme aquí, escribiendo de Kiki.

Claro, no estoy hablando de una de mis mejores amigas, sino que estoy hablando de esta hermosa hembra Grammostola Rosea, o mejor conocida como la Tarantula Rosada. Ella vive muy tranquila en su terrario, y yo la observo y la saludo. A veces gastamos el tiempo juntos comiendo ella grillos y yo chapulines (oaxaqueños).

Siempre he tomado las precauciones necesarias para su óptima manipulación. Sé que no debo tomarla cuando está arrinconada, o cuando levanta sus patas delanteras. Debo observar el color de su piel, (esto sólo cuando talla sus patas traseras en su abdomen e inicia la calvicie), pues si el color de su piel comienza a oscurecer, está próxima a su muda. Y esto es doloroso para ella, y gasta mucha energía en ello. Generalmente deja de comer, y debo oscurecer su terrario, o dejar que se meta a su nido, sin hacerle mucho ruido.

Pero sucede que ayer, me disponía alegremente a hacerle una serie de fotos. Entonces comencé a traerla en mi mano, a ponerla sobre mi camiseta y tal. Pero de pronto, la muy cabrona me enterró sus dos colmillos. Duele la mordedura de tarántula, y mucho. Entonces comencé con las convulsiones y los estertetores. Así hasta que morí. Bueno, estoy exagerando, es obvio que no estoy muerto, aunque sé que para muchos esto sería motivo de fiesta. El dolor se parece, para los que lo hayan experimentado, a que tu novia te muerda el pene por accidente, o por perversión. No se lo deseo a nadie, se los juro. Mi pene y yo gozamos de muy buena salud, y somos compañeros en muchas aventuras de índole espiritual (Prometo dedicar un post completo a esto).

Después de un alarido que me dolió hasta donde desemboca mi intestino grueso, regresé a Kiki a su terrario, ¡Mierda! ¿Cómo pude olvidar que está próxima a su muda? Hice un shot de once imágenes. He aquí una muestra:

TARANTULA_04

Después de este suceso que me ha marcado definitivamente en mi vida, regresé a la comodidad de mi computadora, y vale (como podrás imaginar), regresé a leer blogs (Lo mejor que se puede hacer en estos casos es no leer blogs), pero por desgracia, los que ya estamos enganchados jamás dejaremos de estarlo, es como una especie de droga permanente (de las que no se echan en la nariz) de la que nunca podremos escapar, nos persigue, nos acecha. Moriremos leyendo blogs. O eso creemos, luego es cuando descubrimos que también podemos tener vida social. Entonces todo cambia. Supongo.

Tener por amiga a una araña, así como escribir un blog,  es tan triste…

There are no comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: