ALEATORIO

https://i0.wp.com/www.ipodtotal.com/imagenes/noticias2/ipod-classic-mano.jpg

Antes, sin lugar a dudas, mi vida era muy simple. Tenía mi walkman y solamente salía a la calle con un par de casettes. Entonces cuando decidía cambiar de canción, lo pensaba dos veces, porque tenía que adelantar, voltear el type, y hacer cálculos para llegar al tema deseado. Perdía más de dos minutos y generalmente, desistía.

Después vino la era del discman, y entonces ¡oh sorpresa! podía cambiar de tema con oprimir únicamente un botón. Hice instalarle a mi auto una caja de 10 cd’s, y esa selección de música me duraba una semana. Y yo era feliz, sin complicaciones, una vida simple, con buena música que me acompañaba en mis trayectos de casa a la escuela.

Después llegó a mi vida el Ipod Classic, de 160 GB. Entonces todo comenzó a cambiar. Instalé otro estéro en el auto, para poder conectar mi Ipod. Con más de 120 GB de música, mi selección se reduce únicamente a mis listas de reproducción que no pasan de más de 200 temas. Y dentro de esa gran selección, existen temas que siempre estarán ahí, haciendo el papel de clásicos, y que no me  atrevo a borrarlos, porque en algún momento, “alguien querrá escucharlos” Ejemplo:

Hotel California de Eagles, Goodbye Horses de Lazzarus, Tear you Apart de She Wants Revenge, Bad Life de PIL, Relax de Frankie Goes to Hollywood, Miss Sarajevo de Bono y Lágrimas Negras de Bebo y El Cigala.

Sin embargo esta mañana me dio por poner la reproducción aleatoria. Todo iba muy bien, porque comenzó a sonar Keith Jarret, y creí que empezar con un poco de Jazz, me reanimaría bastante. Después el cambio fue brusco, comenzaron los beats de Dalí, y sigo pensando que esa mujer es una diosa de los beats electrónicos. Así que mi temperamento subió, pues del trance pasé al pshyco, sin problema alguno. De pronto apareció Amanda Miguel, y me dije, tienes que respetar la selección aleatoria. Después Manu Chao, Me Llaman Calle, y aproveché para agregarlo a alguna de mis lisas de reproducción. Después María Daniela y su sonido Láser. Y a partir de ahí, todo estuvo mal. Apareció Chico Che, después K Paz de la Sierra, Horóscopos de Durango, La Sonora Santanera, Las Víctimas del Doctor Cerebro, Grupo Marrano y yo, como buen tipo que soy, soportando lo que el Ipod escogiera para mí. De pronto llegó Leo Masliah, y me rescató un poco de ese malestar.

Pero lo que definitivamente no pude llegar a escuchar por la pura depresión en la que iba a caer justo después de hacerlo fue “El Triste”, de José José; simplemente no tenía cojones para hacerlo

There are no comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: