EL LADO OSCURO DEL TESTÍCULO DEL RINOCERONTE

Y de pronto llegó el momento de que todos encendían las fogatas lunares como para apaciguar el hambre de los niños que se dejaban escurrir los mocos verdes como velas constantes en una calle en donde el sol no era más que un foco de color violeta, como una vaca sin tetas, sin remordimiento absoluto cuando un caníbal mastica hierbas intentando saciar su sed de violencia. Y el rinoceronte comienza su trote con su cuerno amenazante, con sus testículos balanceantes, de un lado a otro. “Son los güevos del rinoceronte don Chebas, los que amenazan y no su cuerno” Y don Chebas “Pero cómo es pendejo este Plutarco, es bien sabido que los güevos del rinoceronte no se llaman güevos, sino rinocerontestículos.”

Pero el rinoceronte trota y balancea plácidamente sus testículos. “Los hermosos testículos del rinoceronte” piensa la rinoceronte hembra, y sino lo piensa, era su deber pensarlo. Pero los rinocerontes no piensan, únicamente trotan y cuando trotan amenazan. Somos viento, pan o vino, pero somos. Las muchedumbres deambulan con sus velas para ir a postrarse ante la virgen. Pero la virgen es un lienzo o una piedra, o porcelana, o una mancha de orines en el vagón quinto del metro. Somos hombres o ratones o polvo de estrella o, en todo caso, testiculizando al rinoceronte, también somos ese lado oscuro del testículo inflamado del rinoceronte, que se balancea alegremente por las llanuras Africanas en pleno mea culpa cuando el rinoceronte le da por trotar para asestar su golpe mortal, ese golpe que da cuando de atacar se trata. Tengo un primo sumamente feo y además pendejo. Le gente lo mira y no lo escupe, por temor a dios. Pero cuando el rinoceronte lo mira, no le hinca el cuerno, porque en realidad no quiere matarlo, sino, aprovechando el balanceo natural de sus pelotas, lo agarra a testiculizasos. Mi primo corre con su calvicie a mirarse al espejo, y hablando con el espejo se dice: ¿Porque soy tan feo? ¿Porqué tan pendejo? ¿Porqué tengo la cara hinchada por los golpes de los testículos del rinoceronte?

Y en la medida que se observa, se da cuenta que tiene la cara rozada, por la fuerte fricción del lado oscuro del testículo del rinoceronte, oscuro por una infección, y que ahora mi primo, padece esa infección venéra en su diminuto cerebro.

There are no comments on this post.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: