TEXTOS ESQUIZOFRÉNICOS: A LO QUE ME ORILLA EL TRÁFICO
2009/08/27

Anoche mientras manejaba, a vuelta de rueda por cierto, actualizaba mi “Status” en el Facebook y escribía el siguiente texto. Pero después quise darle continuidad y terminarlo… Forenses, este es el resultado:

Me gusta pensar que avanzo en las venas de un Mamut menonita, con ubres de color violeta… Que soy un microbio asesino que avanzará por todas las arterias hasta llegar al corazón de la gran bestia, y encontrar reunidos a Benedicto XVI bailando en un tubo, y Asia Carrera oficiando misa. Yo sin embargo estaría muy apartado de ambos. Porque no podría confiar en un Papa que le da por desnudarse haciendo Table Dance, ni a una actriz porno hablando del Reino de los Cielos.

Lo que haría entonces, sería tomar mi celular y llamarle a Monique Fuentes, para que viniera en mi auxilio. Pensaría que la leche de una vaca de color escarlata, sería tan buena, como una hamburguesa de carne de caballito de mar, y hablaría de cadáveres que sonríen, con un grupo de momias egipcias.  Sabría también que Dios hizo el Edén, para ver como Eva se tragaba todas las manzanas hasta quedar empachada, y Adán, el pobre de Ádán, sin más remedio, buscaría adulterar con una jirafa con piel de cocodrilo.

A veces siento que Benedicto XVI es un cerdo. Y lo digo con justa razón, sabiendo de antemano que estuvo tan involucrado en la Iglesia Alemana de la Segunda Guerra Mundial, como también, que mastica sus raviolles “santos”, con la boca abierta. Si yo fuera su chef, le prepararía estiércol de vaca sarnosa en vinagreta, y se lo haría comer mientras le apunto con una Escuadra 45mm. No quiero hablar mal de él ni de Asia Carrera. Ambos llevan una carrera impecable. Asia tal vez un poco más. Porque sus escenas en donde oficia misa en un tanque de guerra, me parecen más honestas que un Papa que espanta las palomas de la paz, cuando oficia misa cada domingo en la Plaza de San Pedro.

Quizá todo esto que pienso valga para un carajo, y no mueva los corazones de los plebeyo que aún sueñan con un mundo mejor. Ya no quiero orinar más la foto de Benedicto XVI, pues no quiero deshidratarme. Aún existen fantasmas que me hablan de la verdad. Como por ejemplo que aún existe la esclavitud, aún cuando Mandela, aún cuando haya quedado abolida por toda la urbe, se pueden conseguir esclavos a muy buen precio… Yo quisiera que Alexis Texas fuera mi esclava, por ejemplo. Pero únicamente para que me prepare el jugo por las mañanas. De lo demás no me interesa ninguno de sus servicios. Lo siento mucho Alexis Texas, yo sé que te esfuerzas demasiado por agradarme. Pero te digo de una vez, no me interesa en lo más mínimo. Jugo de Naranja. Punto.

Mientras tanto, seguiré pensando que Asia Carrera se ve de lo más bien oficiando misa en el Tibet. Y en topless, únicamente para demostrar, que sus glandulas mamarias, no son para estrujarse como lo sugieren sus videos, sino que también son para alimentar a los bebés que lloran, por un poco de leche, y a los hombres moribundos. Yo me considero un bebé, debo admitirlo, y creo que ya es hora de tomar mi leche. Pero yo la tomo con vodka, un ruso blanco, y no se trata de racismo, señores, la leche es blanca porque así lo decidió dios. Yo, como no soy racista, me gusta la leche negra, es decir, el chocolate. Asía, no quiero que me amamantes, no.A menos que de tus glándulas  mamarias salga leche negra. Entones lo pensaría, claro. Mientras tanto quiero que sigas hablando de el Arca de Noé, porque me gusta mucho esa historia bíblica. Todos en pareja. Noé decidió subir una pareja de senos, porque sencillamente hubiera sido terrible que Asia Carrera fuera cíclope de glandula mamaria. Yo no iría a sus Misas, y me quedaría contemplando como Benedicto XVI se cae del tubo, etcétera.

Maldito tráfico, todo lo que me haces decir.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 130 other followers